viernes, 12 de diciembre de 2008

IMPUTABILIDAD 3 ¿ LA DEL MONO?

Recordaba las épocas, cuando solo por ser joven se era sospechoso, si el joven era estudiante era mas sospechoso, si se dejaba la barba era casi culpable, si era estudiante de filosofía, sociología, psicología, etc, era culpable; ciertas ideologías eran perseguidas, siguen siéndolo, aunque se haya juzgado a los responsables de efectivizar las persecusiones. La caza de brujas toma otras formas, muta de acuerdo a las épocas pero la intolerancia continúa. Presenciamos accesos de intolerancia permanentemente, las luchas entre grupos sindicalistas opuestos son la norma ultimamente, cuando de manejar el poder se trata dejamos el decoro a un lado, no importa si se viste un uniforme o un trajecito de pimera marca, cuando de ser funcionales se trata dejamos la dignidad a un lado " como chiripá pa´mear" por una porcioncita de la "torta". En estos términos no vale esforzarse, en la sociedad del vale todo, no vale nada.
Observaba una vez en un zoológico un chimpancé que juntaba tapitas, de gaseosas sobre todo, se armó una gresca entre ellos, porque había uno que había juntado mas chapitas y no dejaba a los demás que tuvieran ninguna. Afortunadamente los chimpancés se conforman con tapitas, nosotros, los hombres civilizados, necesitamos acumular oro o petróleo que hay que extraer, plástico o medicamentos, que hay que fabricar, dinero, con su valor simbólico de intercambio que hay que mantener porque sino se cae "el sistema", armas nucleares para proteger todo lo que juntamos.... Los jóvenes en general cuestionan los sistemas que los adultos generan, ¿como toleramos el cuestionamiento del "sistema"? En una época era claramente mal tolerado y se reprimía a quién osaba hacerlo abiertamente, en estos días tampoco se tolera a quién lo cuestiona, los mecanismos de control han cambiado de forma, no son, ni menos violentos ni menos represivos.

Cientos de estudiantes bloquean el centro de Atenas y se enfrentan a la policía


El último brote de violencia en Grecia ha llegado esta vez en una manifestación convocada por los estudiantes, donde cientos de alumnos de secundaria y universidad han colapsado hoy el centro de Atenas. Las fuerzas del orden se han visto superadas y han cerrado el centro para contener a los manifestantes más radicales.
Los autores de los nuevos disturbios son los de siempre: jóvenes, en su mayoría encapuchados, que se dedican al vandalismo en mitad de las protestas pacíficas. Y, de nuevo, han vuelto a causar fuertes batallas con la policía a las puertas del Parlamento griego. Tras una noche de calma, grupos de jóvenes radicales han atacado con piedras a las fuerzas policiales cuando los agentes han comenzado a identificar a los manifestantes y detener a los menores en torno al edificio de la Universidad de Atenas. Por su parte, profesores universitarios han intentando mediar y calmar los ánimos sin suerte. Con cócteles molotov y piedras, los violentos han vuelto a enfrentarse a la policía.

Son ya siete las jornadas de protestas y disturbios por la muerte del adolescente. Decenas de escuelas y facultades se encuentran ocupadas desde el lunes, según el Ministerio de Enseñanza, y las clases están suspendidas tras la negativa de los alumnos a regresar a las aulas.

Las fuerzas del orden están en estado de alerta, a la espera de que se conozca el informe balístico que podría aclarar si la muerte del menor fue provocada intencionadamente o se debió al rebote de una bala disparada al aire por el agente, que se encuentra en prisión provisional.

No hay comentarios: