lunes, 22 de diciembre de 2008

NIÑOS-VIEJOS Y VIEJOS-NIÑOS

Estos tiempos nos brindan especímenes interesantes, ejemplares humanos dignos de detenerse a contemplar, hoy se me ocurren dos tipos: los niños viejos y los viejos niños; los primeros son esos chiquitos patéticos, que han pasado rapidamente a la adultez y diría que a la vejez sin pasar por la adolescencia ni por la adultez, su experiencia los ha lanzado a la calle y a la vida, envejeciéndolos, la mayoría carecen hasta de los indispensable, tienen que crecer, a la fuerza; los segundos son los adultos pasaditos acercándose a la tercera edad que no han pasado por la madurez, no han necesitado hacerlo o la adultez no los ha rozado, carecen de nada, nunca se termina de saber si es una carencia de material o si la carencia es funcional....si por no haber carecido, ahora carecen todo junto y quedaron trabados en modo "niño" o se les enyesaron las neuronas; son los jóvenes eternos, la experiencia bien gracias, tienen lo peor de ambas etapas, son viejos fisicamente y niños intelectual y psicologicamente. Ambos están fuera de su tiempo y de su espacio, los unos por vivir la realidad en forma brutal y sin filtros, para ellos "la vida no es bella" necesitan evadirse, de cualquier modo; los otros tal vez, solo tal vez, por no haber aterrizado nunca en la realidad, lo absurdo de la existencia no es una preocupación para ellos, no se lo cuestionan, creen en los Reyes Magos y viven en Disneyworld, no tienen un maravilloso niño en " un rincón del corazón", son unos maravillosos idiotas con cuerpos arruinados por el tiempo.
Muchos de los viejos-niños piden a gritos, por ejemplo, que los niños-viejos tengan la posibilidad de ser imputables, mientras no se cuestionan su propia imputabilidad por ser adultos, hipócritas, estúpidos y carecientes.....
Normalmente no piden contención para los niños-viejos...ellos mismos son la otra cara de la misma moneda.

No hay comentarios: