viernes, 13 de febrero de 2009

TARTAGAL. INJUSTICIA LEGALIZADA


Los ciudadanos argentinos estamos colaborando para ayudar en cuestiones básicas a los compatriotas salteños, abandonados por el Estado, en vías de destrucción su entorno natural y sufriendo un desastre, que, se sospecha fuertemente, tiene que ver con la rapacidad de quiénes suponen la Tierra les pertenece por derecho.
Estimados...si continuamos respetando la injusticia legalizada, la naturaleza nos va a cobrar con elevados intereses la deuda.




ARGENPRESS JUEVES 12 DE FEBRERO DEL 2009

LA TRAGEDIA DE TARTAGAL DOCOMENTO FOTOGRÁFICO DE GREENPEACE MUESTRA LA BRUTALIDAD DE LA TALA

PRIMERA FUENTE


El alud que azotó a la ciudad del norte de Salta no fue obra de la naturaleza. Las explotaciones madereras y la desesperación por tierras aptas para el cultivo de la soja llevaron a destruir los bosques nativos.

Greenpeace realizó un relevamiento en el que documentó la relación entre las áreas afectadas por la deforestación y la gran cantidad de hectáreas desmontadas en la cuenca alta del río Tartagal. Las imágenes demuestran que la región padece, además, los impactos de la explotación maderera sin control, que abre caminos en sus cerros en los que múltiples aserraderos ilegales irrumpen para robar madera y deteriorar sin pausa la estructura del bosque.

"Sin la vegetación propia del lugar, la estructura de las laderas se vuelve cada vez más
inestable. Sin retención suficiente, se acelera el escurrimiento superficial. Con poca retención y excesivo escurrimiento, las crecidas no se regulan. Con grandes crecidas, no hay puente ni camino que resista. El ecosistema es dinámico y se repone, pero ante la explotación descontrolada muchas veces no tiene capacidad de cicatrización para mitigar el impacto de copiosas lluvias en tan escaso tiempo", explicó Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

Salta es una de las provincias con mayores niveles de deforestación del país. Según datos de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, entre 1998 y 2002 la superficie deforestada en la provincia fue de 194.389 hectáreas, mientras que entre 2002 y 2006 se duplicó la superficie desmontada, alcanzando las 414.934 hectáreas.

2 comentarios:

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

MI querida Ana: t e r r i b l e, simplemente terrible.
He añadido tu blog como que lo enlazo y recomiendo. Si no te molesta.
Eso, cariños...

Ana dijo...

Efectivamente Agustín, lo que está sucediendo en NUESTRA Tierra es TERRIBLE, están destruyendo el medio ambiente - nuestro habitat - y no alcanza el reclamo de los ciudadanos para frenar esta expoliación, la impotencia que se siente es enorme, ciudadanos de todas las latitudes están sufriendo las consecuencias, y son los mas carenciados los que sufren el impacto de la peor manera. En Argentina la manipulación de aquellos que bregan por la "sojización" del país, en connivencia con el gobierno, están produciendo estragos en el medio ambiente y en la posibilidad de diversidad de cultivos. El tema es complejo.
Gracias y un fuerte abrazo.