lunes, 5 de julio de 2010

SÍNDROME SOCIAL DE GILLES DE LATOURETTE.Remake

Leyendo una nota de Fernando Peña, en donde menciona la rutina Argentina de imposibilidades en cadena, que venimos soportando - como se lee en la nota -  desde que tenemos conciencia. Me pregunto: ¿No habrá una alternativa a soportar todo lo que nos sucede con paciencia vacuna? ¿No habrá otra alternativa que  identificarnos con aquellos que nos saquean y rebasan todos los límites - o será lo contrario: que de la sociedad salen quienes nos manipulan? ¿O serán ambas y en eterno círculo vicioso? Porque convengamos que la corrupción enquistada en los estratos de poder Y en la sociedad no es un detalle, hasta tal punto es grave que nos acostumbramos a ella, y la vida cotidiana es un fastidio de burocracia coloreada con coimas y mala praxis crónica.

Lo sabemos y parecemos haber aceptado nuestro destino, no podemos luchar, por la dignidad. Golpeamos triste y decadentemente las puertas de los bancos cuando nos quitan nuestros ahorros, pero no golpeamos nada cuando les quitan a nuestros chicos la posibilidad de ser seres enteros, en el sentido mas literal lo digo, enteros; cuando les quitan a los viejos la posibilidad a una vejez digna; cuando les quitan a los enfermos la posibilidad a una asistencia ( en algunos casos por no tener dinero para pagar el pasaje hasta los centros de salud ). Respondemos convulsivamente ( en el sentido neurólogico) cuando asesinan ciudadanos en la calle para robarles, aisladamente respondemos, pero las convulsiones no motorizan nada, son berrinches, impulsos, tics, un país no camina por impulsos o convulsiones solamente, debe dar pasos, debe coordinar pasos.
La sociedad Argentina tiene el aspecto de un epiléptico sin medicación, o mejor de un paciente con Síndrome de Gilles de Latourette

Hemos dejado la dignidad y la coherencia en el camino

17 comentarios:

Ricardo Musso dijo...

Hola Ana!

He llegado hasta tu sitio, como a veces sucede: “por vía, y vía de”. Esta última vía es el blog de Javier Caso Iglesias, un seguidor del tuyo.

En él trascribe unas frases de un articulo de tu propiedad que me resultaron muy atinadas por las reflexiones que expones.
Concretamente su post lo encontrarás en esta dirección.

http://javiercasoiglesias.blogspot.com/2009/02/si-se-institucionalizan-las-protestas.html

Si te tomas el trabajo de ingresar a esa publicación encontrarás un comentario mío en el que me presento, hago una breve síntesis de mi trabajo profesional (Psicólogo-Sexólogo), y de mi historia personal en las lides de modificar la Realidad..

Si a través de esa información ingresas a mi “biblioteca virtual” (cosa me gustaría en grado sumo), y si seguís las sugerencias propuestas a Javier, me gustaría interpretaras mis publicaciones no solo con la visión de lo que en ellas digo, sino también de lo que con ellas me propongo a través de la palabra escrita.

Los link a las “visitas sugeridas” a mis visitantes son bastante abiertas al espectro del conocimiento y de las formas de expresión de las personas, aunque pocos de ellos tratan temas como los que encontré en el blog de Javier y el tuyo, que, por lo que entenderás, son de mi interés personal, que no solo es de tipo profesional, si no además, de la percepción y análisis social en general.

Por ello, me instalaré en tu “casa” para poder visitarte cada vez que renueves tus publicaciones y te propondré entre mis recomendaciones.
Esto no es una solicitud a que hagas algo similar, porque no tengo el estilo, en esto de los blogs, de hacer negociaciones de “toma y daca”. Solo es una expresión del placer que estos encuentros me han producido.

Me gustó esta entrada tuya.
Es absolutamente cierto que, como sociedad (y metafóricamente hablando), encuadraríamos perfectamente en el diagnóstico del síndrome de Gilles de la Tourette.

Actuamos paroxísticamente, desde el poder y desde el llano, casi siempre para “emparchar” u obtener resultados que alivien nuestras ansiedades, pero sin profundizar en los reales orígenes de los conflictos, por ende, esos “parches” envejecen, se comienzan a “despegar” y la realidad sigue siendo la misma, el defecto sigue ahí.

Intuyo que gran parte de ello esta relacionado a los que filosóficamente se denomina el desarrollo de LA CONSCIENCIA.
Por distintos hechos de nuestra historia, que no expondré ahora, como la consciencia es una capacidad que se adquiere, no es innata, el aprendizaje para desarrollarla, también paroxísticamente, se ha puesto en el freezer en muchas ocasiones, y por años, y estos 25 de descongelamiento aún no alcanzan.

Cariños.
Rik

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amiga Ana:

Buena entrada. En mi último post reflexiono sobre tres magníficos párrafos de los comentarios que has quedado en mi blog. Están muy ligados a lo que en esta entrada dices. Desde mi opinión, lo digo en el post, lo que falta es una alternativa visible; alguien que la lidere. Desde aquí es lo que percibo en Argentina a diferencia de otros países.

Recibe un muy fuerte abrazote amiga.

Aaoiue dijo...

Ah, es como "Tiburón 2" o el eterno retorno, o un déjà vu, o Sísifo, o todo a la vez. Entonces... nada ha cambiado. Qué hastío. Bueno, sí, me pareció ver en el Facebook de Agustín, el poeta de Llerena, que el Sr. Caso proponía pasar el voto del PSOE a Izquierda Unida (también conocida como Izquierda Hundida en otros medios). Y eso más que "Tiburón 2" sería "La noche de los muertos vivientes" o algo así.

Un abrazo y a seguir siguiendo.

Ana dijo...

Hola Marta: efectivamente seguimos siguiendo convulsivamente.
Por razones que nada tienen que ver, tuve que releer el tema Sindrome de Gilles de latourette,
Cada vez que observo ciertos comportamientos sociales no puedo menos que recordar a los pacientes que lo padecen.
Abrazo.

Nestor Zawadzki dijo...

Si hacemos una analogia politica y sociologica de la descripcion del sindrome (aunque sea la version Wiki)vemos lo atinada de tu entrada.
"No todas las personas con este sindrome tienen otros trastornos además de los tics. Sin embargo, muchas personas experimentan problemas adicionales como el trastorno obsesivo-compulsivo, en el cual la persona siente que algo tuviera que hacerse repetidamente; el trastorno de déficit de atención, en el cual la persona tiene dificultades en concentrarse y se distrae fácilmente; trastornos del desarrollo del aprendizaje, los cuales incluyen dificultades de lectura, escritura, aritmética, y problemas perceptuales; o trastornos del sueño, que incluyen despertarse frecuentemente o hablar dormido."

¿Y como se cura, doctora? Porque ahora que salimos del mundial temo que habra que cambiar de medicina...

Isabel Estercita Lew dijo...

Ana querida, nuevamente en Baires, mi argenta con morbo comicial, y llegué cargada de liviano encanto, antes de Brasil lo del Chaco, que ya salió del diagnóstico y comenzó el proceso de dolorosa tratamiento, aunque eso no tiene cura, y va a demorar…
A mi nieto Gardelito, le estoy enseñando a decir Che, los padres se rien y dicen que tiene una abuela loca:)
Siento muy justo el diagnóstico de tu entrada, pero me falta el tratamiento para su cura, sigo buscando lo último, quizás un día, quizás, por qué no?

Beso enorme!!!!

Estercita

Aa dijo...

Tuve una jefa médica que padece ese síndrome. Estaba bastante medicada, creo. Hablaba más despacio de lo que pensaba, que ya es decir, pero aparte de miedosa era buena persona. Lo de ser miedoso luego he visto que es típico de muchos jefes-jefecillos y que puede hacer más daño que provecho. A veces para hacer una tortilla hay que romper el huevo. Si te comes la tortilla con el huevo puedes pasar por una salmonelosis del copón. No sé si me explico.
Dicen que Mozart tenía este trastorno...
Saludos y besos.

Juan Poz dijo...

Según el vínculo que incluyes para la explicación del síndrome, de las dos manifestaciones, los tics y la coprolalia, entiendo que la analogía social habría de hacerse conn la segunda, ¿no? El síndrome es bien conocido en España porque lo padece quien fuera Ministro de Defensa en los gobiernos de Felipe González, Narcís Serra y un esritor catalan de éxito, Quim Monzó.
Yendo al fondo de tu aportación de hoy, siempre me ha llamado la atención el poco valor que le concedemos a nuestra capacidad de influencia, a nuestro ascendiente sobre los demás, que no deja de ser una manera de actuar y de cambiar la situación tradicional de las cosas. Un buen amigo me conenció un día de que desde la oposición también se gobierna, y a veces incluso con más éxito que desde el poder. "Si te fijas bien -me dijo- la derecha lo único que hce es ir apropiándose poco a poco de todos los valores de la izquierda". Esa frase ha de entenderse, por ejemplo, en que un partido español com el PP representante de la "caverna", que se opone a todo desde su concepción "vaticanista" de la realidad, no deroga, cuando llega al poder ni la ley del divorcio ni la del aborto ni la de los matrimonios homosexuales.
A las personas de izqierdas lo que nos suele desesperar es la lentitud de los cambios sociales y la tardanza de la mayoría en considerar obvio lo que ya lo es para nosotros casi con un lustro de anticipación. Nos cuesta seguir el paso cansino de esa masa social poco instruida, supersticiosa y dócil, y ello tiende a empujarnos hacia el despotismo ilustrado, querámoslo o no, que no deja de ser otra manifestación del autoritarismo, del totalitarismo.
En fin...

Ana dijo...

Claro, se ha visto que el S. de G. de Latourette forma parte de un espectro.
Después del mundial Piru nos quedamos sin medicina tal como escribís. Creo que la medicación necesaria indicada debería ser polifarmacia y los efectos adversos son muchos... Tal como escribe Marta la medicación podría enlentecer más aún nuestras respuestas sociales,y la de nuestros jefecillos/as, sería peor todavía!! o adormecernos más de lo que estamos, con lo que no habría un sólo Tinelli y un solo Fort sino muchos! Dios nos libre!

Ana dijo...

Justamente Juan lo que marco como similitud con el S. de G. De Latourette es la imposibilidad de coordinar acciones. Lo que se hizo ayer se deshace hoy y se deshará nuevamente mañana para rehacer lo quen se deshizo ayer que ya estaba hecho.
Los movimientos descoordinados se observan entre la administración nacional y las provincias, por ejemplo, pero - descontextuando conceptos - yo diría que esos movimientos descoordinados obtienen un efecto secundario beneficioso al modo de : yo no fui, fue la mano que se movió sola...por el tic vio? Cuando reprimen en las provincias, por ejemplo, el gobierno nacional "no es", el gobierno nacional NUNCA reprime son los gobiernos provinciales vio? en donde se cumple el federalismo, pero para repartir los ingresos ese mismo federalismo no se cumple! Ejemplo, si los hay, de descoordinación con beneficio secundario de concentración de poder.

Es muy interesante y bien cierto lo que explicas que te ha hecho ver tu amigo. Acá sucede otro tanto, la oposición presenta proyectos que de ser gobiernos ni soñaría motorizar...
También es muy interesante tu reflexión sobre "la izquierda" - que ya no sé muy bien qué es, se la denomina "progresismo" también, pero tampoco entiendo bien de que se trata- y acuerdo con que se termina cayendo en la creencia de una supuesta iluminación de ciertos sectores, que en definitiva están "tan en bolas" (perdonando la expresión) como todo el resto.

Con respecto a nuestra influencia sobre los demás, entiendo que te referís a la influencia "micro", a la posibilidad de modificar - de algún humilde modo - el entorno inmediato. Creo Juan que es la única probabilidad, tal como están las cosas.

Ana dijo...

Estercita, querida: me alegro lo del Chaco, lo de Brasil, lo del nene y todo lo demás.
Si, tal vez con el tiempo aparezca la cura del mal que nos aqueja, cual pena cruel, pero no lo veo por ahora. Sólo ansiolíticos u opio.
Un abrazo Bobe.

Tino Hargén dijo...

Excelentes reflexiones Ana. Invitan a pensar mucho. hace rato que trato de encontrar respuestas más allá de los estereotipos previsibles, y cada vez más me convenzo que el problema principal es que la sociedad está ya contaminada por la inercia del individualismo capitalista que ha teñido con sus categorías diluyentes toda acción social.

Ejemplos:
Un policía masacra por la espalda a un chico pobre en Bariloche y eso se tipifica en reclamo de “gatillo fácil”, y al tipificarse queda cooptado sectariamente, por lo que la indignación y el reclamo que debiera ser general, pasa a pertenecer sólo a los padres de la víctima y al elenco estable ideológico especializado en reclamar este tipo de casos. Para el resto de la sociedad es un “bien gracias”, no es “su” muerte, es la muerte de “un pendejo que robaba, que se joda” por la cual reclamarán los “especialistas”?!

Un motochorro masacra un chico de clase media en un asalto y se tipifica como “muerte por inseguridad”; pasa pertenecer sólo a los padres de la víctima y al grupo ideológico que las reclama para si, el resto de la sociedad, bien gracias, a lo sumo dirán “pobre pibe, que mala suerte”, suponen que es una muerte no digna de reclamo.

El “reclamo” se naturaliza como un estertor individual que solo se legitima si te toca “en carne propia”. “Lo que pasa es que a mi me asaltaron”, “lo que pasa es que tengo un primo desaparecido”. Ese es el mensaje, pero no hace falta que te asalten o que tengas un primo chupado, solo por vivir en una sociedad donde matan o desaparecen a alguien estás en derecho a rebelarte. Es el principio de la articulación colectiva de la solidaridad el que se ha destruido. Si esto sucede con la muerte, imaginemos que ocurre en el resto de las miserias sociales: coimas, corruptelas, injusticias administrativas, atropellos a la dignidad laboral, discriminación, insensibilidad, agresiones a la salud general, etc. El sistema ha instalado y legitimado la atomización de los reclamos, ha convencido a todos que la única justicia posible es la que se basa en un individualismo o narcisismo de grupo feroz, donde se supone que la única forma de lograr algo es la lucha aislada y hostil hacia todo lo demás. Cualquier articulación colectiva es reprimida y se fomenta la hostilidad “competitiva” y la división permanente entre los posibles actores de la contestación social.


besos

Ana dijo...

Tino: Cuando leí la expresión "gatillo fácil" en relación a lo de Bariloche, pensé que justamente esa expresión es un modo de "tabicar" el accionar de los agentes de seguridad(¿?) en vez de verlo como una conducta que excede a un agente de seguridad dado y se trata de una política integral de represión de las protestas, se intenta mostrar como el accionar de un desadaptado que porta armas reglamentarias.
También cuando leí lo del chico atropellado en Belgrano por los motochorros y la posibilidad de que éstos queden en libertad por homicidio culposo, me dije: estamos gravemente disociados.
En algún otro post, que remakearé( creo que acabo de inventar un verbo) escribía sobre la "institucionalización de las protestas" y por lo tanto su vaciamiento de contenido, le agregaría ahora la desarticulación y represión de las protestas.

Acuerdo totalmente con vos que este sistema, esta sociedad de consumo, ha destrozado la articulación de la solidaridad, es más ha atacado la empatía sustituyéndola por competencia de la peor, de la degradante, diluyendo efectivamente toda acción social coordinada. Situación en extremo riesgosa.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Tu última reflexion, Ana, demuestra que la batalla más ardua siempre, en democraciia y en dictadura es siempre la de las palabras, quién impone su lenguaje a quien, a pesar de la conocidísima teoría Humptiana sobre qe lo importante no son las palabras, sino saber quién manda. Desde luego, pero quien manda se envuelve en conceptos y estos en palabras. No se trata tanto del doble lenguaje de 1984 (¡Qué ironía, ponerle fecha tanto a las contrautopías como a las propias utopías, desoyendo la raíz griega)como del lenguaje cotidiano que parecemos aceptar con una pasividad que no es tal, sino la impotencia de poder "desnudarlo" desde una tribuna con mayor alcance. Quizás esa dimensión multiplicadora de la red sea para nosotros, propagandistas de la racionalidad, un estupendo auxilio.
Con todo, los famosos "daños colaterales" acabaron sirviendo para título de película..., perdiendo buena parte de su espeluznante y macabra realidad metamorfoseada.
¡No desfallezcamos!

Ana dijo...

Hola anónimo. Che, no sé cual es la conocidísima teorìa Humptiana (te referís a Hume? aclaración por favor.)
Ciertamente produce impotencia el no poder deja al descubierto el otro lenguaje entre otras cosas porque el lenguaje cotidiano está filtrado y ultrafiltrado de conceptos vacíos, envueltos en también vacías palabras grandilocuentes, compradas y vendidas, prostituidas. Y si, la red multiplica alguito…
Un beso, gracias por venir.

Juan Poz dijo...

Ana, ignoro por qué he aparecido como anónimo. Soy Juan, Juan Poz. La teoría Humptiana no es tan seria, pero, viniendo del "nonsense", tradición británica con no pocos siglos de antgüedad, tiene más "sense" que otras. Es la de Humpty Dumpty, de Alice in Wonderland: "Lo que importa no es lo que significan las palabras, lo que importa es saber quién manda".

Ana dijo...

Hola Juan, uh! Humpty Dumpty y las palabras...claro que tiene más sense que otras: el sinsentido, que es después de todo la otra cara, el detrás del telón, a diferencia - como te escribía hoy (a anónimo) del vaciamiento de las palabras, de su "secuestro"
(estuve por hacer alusión al vaciamiento de las palabras hoy en la manzana, cuando leí lo del secuestro...jeje)