domingo, 1 de marzo de 2009

DESOBEDIENCIA CIVIL?

Estoy escuchando estos días una especie de debate mediático sobre el derecho de huelga de los docentes, como he escrito en otro post, las críticas son desordenadas, inorgánicas., confusas y generadoras de confusión. Cada sector mira sus propios intereses, aunque estos intereses estén imbricados inexorablemente con los de los huelguistas. No se entienden razones, se esgrimen argumentos como que los huelguistas, en este caso los docentes, tienen la razón, pero “esa no es la forma”, “ es una falta de respeto a los alumnos,” Y aquí comienzan a cruzarse mentiras varias y distorsiones de la realidad flagrantes de ambos sectores, pero no se pone , a mi modo de ver suficiente énfasis en una realidad incontrovertible, los sueldos reales de los maestros, que fueron históricamente magros y con la crisis actual, y estando los valores que se discuten al borde de lo digno, cualquier deslizamiento de la economía los deja por fuera de la básica razonabilidad.

A estas alturas me pregunto, ¿ Por qué razón cuando los docentes dicen, mediante la huelga, proteger la educación no son escuchados?¿ O la ciudadanía les cree pero no conviene creerles? ¿ O les cree mas o menos?

Los docentes con su obra social no están libres, como ningún trabajador afiliado, de las malversaciones producidas por…¿los dirigentes de los sindicatos? ¿ Estos, mas, quien dirige el aparato de poder sindical, que no es otro que el poder central?

Aquí pego un comentario de una docente que ejemplifica la cadena de daños que produce este sistema:

“que podemos hacer para sacarle las caretas a
¡¡¡¡tantos impunes seres maliciosos????.. LOS
MÉDICOS AUMENTAN SUS ARANCELES, NO ENTREGAN
CONSTANCIAS DE ESOS ATRIBUTOS, PORQUE IOMA LES
PAGA CUANDO QUIERE Y LO QUE SE LES DA LA GANA...
Y COMO AFILIADOS AL SINDICATO NO PODEMOS TENER
DICHO REINTEGRO... Y EN LA ENTREGA DE BONOS SOLO DAN
2 X MES???? RIDÍCULO!!! BIEN QUE NOS DESCUENTAN
TODOS LOS MESES... QUIERO PODER ELEGIR LA OBRA
SOCIAL
!!”

Como apreciamos en este comentario - tomado textual de un sitio de uno de los gremios docentes –

se ha formado un círculo vicioso, una cadena : IOMA ( la obra social) que recibe el aporte de los trabajadores contrata médicos a los que le paga poco y con un atraso importante, hasta 8 meses, los médicos toleran y “avalan” esta situación de víctimas, victimizando a su vez a los maestros, que no pueden disponer como deberían de su obra social. ¿Adonde va a parar el dinero de lo aportado por los docentes?

Con este comentario que he usado como ejemplo, vemos como las situaciones se complejizan.

Estos hechos cotidianos sumados a muchos otros desembocan en sucesivas huelgas de docentes que la ciudadanía avala a medias o no avala “los métodos” pero “si la validez del reclamo”.

Aquí aparecería - cosa que he comentado en otro post - el lugar de los docentes y agentes de salud en esta sociedad: contener los “problemas” , “daños colaterales” o simplemente “deshechos sociales” por una remuneración mínima y sin derecho a ejercer la desobediencia, porque son no solo presionados desde el gobierno, sino lo que es peor desde la propia ciudadanía que no repara que está girando en la noria. Noria estimulada al infinito por todos los actores sociales de esta trama

Creo que la ciudadanía en su conjunto tendría que empezar a considerar diferentes metodologías de desobediencia civil para intentar salir del círculo en el cual está inmersa.
En relación a esta idea enlazo al "Manifiesto de Córdoba de 1918"

Da dolor observar como las instituciones - de un país que pudo lograr, con la fuerza de sus ciudadanos en rebeldía la Reforma Universitaria que se extendió a toda América Latina - se encuentran en el momento actual en estado de parálisis y destrucción.

5 comentarios:

Ricardo Musso dijo...

Había leído esta entrada tuya pero no te dejé mensaje en esa oportunidad.
Creo que la visión que escribí en la siguiente entrada que realizaste, bien se acomoda a ésta.

Cuando un sistema funciona perversamente todos sus engranajes también lo hacen.
Pero al no haber consciencia de ello, se produce el juego aquel que de niño decía: “¿yo señor…?”; “sí señor!?”; “…no señor!!!”; “….pues entonces ¿quién la tiene!?.

La reforma Universitaria del 18 creo que de alguna manera tuvo su “escucha”, y permitió que hasta la década de los 60 la U.B.A fuese una de las más prestigiosas universidades de América Latina.

¿Y qué sucedió?.

Que la conocida “Noche de los Bastones Largos” del golpe liderado por Juan Carlos Onganía en 1966, generó una falsa “actitud progresista” en los más importantes docentes argentinos y renunciaron masivamente a la universidad argumentando que no se podía ser “servidorer” de un gobierno de facto –cosa que no hizo mi viejo, que era profesor de la cátedra de Metodología de la Investigación Psicológica en la Facultad de Filosofía y Letras, replicando que no se podía dejar ese espacio vacío a la reacción -, y detrás de esos principios no opusieron resistencia, convirtiéndose, ese hecho, en una punta del ovillo de la degradación de la educación en el país, pero…,sigamos jugando: “¿yo señor…?”; “Sí señor!?”; “…no señor!!!”; “….pues entonces ¿quién la tiene!?.

Un abrazo.
Rik

Ana dijo...

Ricardo, es muy interesante lo que decís, acuerdo con vos totalmente, esto se repitió en el 76, y hoy en mi entrada hago una breve historia en donde me pregunto por nuestra dificultad para historizar, escribiste en algún momento que estuvimos en el freezer, asi es, efectivamente, quedaron espacios vacíos, algunos resistieron, como tu viejo, mi admiración, otros se tuvieron que ir del país, por persecuciones, menciono hoy a Mauricio Goldenberg, porque hace a la anécdota que cuento, hubo muchos mas, otros fueron desaparecidos y la resistencia se hizo imposible, salvo en el silencio, trabajábamos, tratábamos de agruparnos, hubo intentos , pero en el campo de la salud el silencio no sirve, la transmisión es fundamental, la experiencia clínica básica y como vos bien relatás la degradación junto al miedo comete estragos, entonces aparece ese juego del yo señor?
Un abrazo

Ricardo Musso dijo...

Le bon
Freud
Mc Dougall

Arrúe, Luis W.
Evaluación de riesgo a nivel psico-social (1986)
===> En: v. 9, n. 5 pp. 147-158

Hacia una propuesta de atención primaria en salud mental
(1984)
===> En: v. 7, n. 5 pp. 158-161

Hola Ana.

Es cierto que en el campo de la salud el silencio no sirve, sobre todo para el que guarda silencio.

En la época posterior a la que yo me referí, concretamente al ultimo golpe de estado que tuvimos en el 76, mi viejo estuvo “desaparecido” durante 60 días “chupado” en Rosario que era donde vivió hasta 1989 en que murió. Como era un hombre ya grande y muy prestigioso, lo soltaron luego de ese lapso.

Yo por suerte me pude ir de baires y radicarme en donde vivo en el año 1975, luego de varías amenazas de la AAA, pero elegí seguir en mi país, considerándome un exilado interno, como me presente en la entrada de Javier que te deje como link cuando me contacté con vos la primera vez.
Y otros, como Mauricio, optaron por irse del país.

Durante muchos años guardé silencio, por un “instinto de preservación”, aún con el costo que ello implica para mi propia salud mental. Hoy me considero con la libertad de poder hacerlo, y por supuesto, esta “descarga” me genera bienestar.

Ya postearé en tu nueva entrada que me resulta muy atractiva y algo tuve que ver en el desarrollo de lo que se conoció como: Atención Primaria en Salud Mental, en la provincia de Neuquén por aquellos años de la década del los 80, dando charlas incluso en el Borda donde me convocaron para ello.

Un abrazo.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Uf...!

Perdona!, tenía unos apuntes en la hoja de word donde escribí mi mensaje, y ahí fueron con él, jajajaj!

Saludos

Ana dijo...

Soy un poco menor que vos, por lo que veo, pero observo que hemos transitado parecidas experiencias, a mi me tocó estudiar en una facultad "silenciada" imaginate la Universidad de la Plata año 77...nos silenciaban a los golpes, literalmente aunque estuviéramos en silencio en la biblioteca. Creo que "el silencio por preservación" es una característica de los "que nos quedamos" "nosotros mantuvimos nuestras voces, ustedes van curando sus heridas...." dice el tema Vuelvo de Benedetti, fueron épocas durísimas...las sufrimos los jóvenes y los mas grandes, como tu viejo, la han sufrido mas y peor, una verdadera atrocidad.
Es verdad que en esto hay algo que tiene que ver con la descarga, de que las cosas "se hagan públicas" no como del tipo exibicionista, desde lo personal no soy adicta a chatear por ejemplo, jamás lo hago, pero esto de la comunicación pública a "otros" que no son del "ambiente" psi en donde todos en general acordamos, es muy placentero.
Ah! cuando terminé mi carrera estuve por presentarme a residencia médica en el Htal de la ciudad de Neuquén, me anoté y todo, después me quedé por Acá.
Un abrazo.