domingo, 5 de abril de 2009

OTRA VEZ HISTORIZANDO VERDADES

Gracias Agustín, por expresarlo, por explicarnos. En un comento en entrada anterior, a Ricardo, había escrito que tenés un modo y una herramienta para escribirlo que son para mi muy valiosos, que creo que NADA TENÉS DE TOTALITARIO, pero conceptos como: "la verdad" o: "la democracia" están bastardeados, vaciados de verdad y de democracia. Mencionás en tu comentario a “el galpón” - emprendimiento al que me he sumado desde sus comienzos y no conozco otro similar - que es desde abajo y afuera, efectivamente, desde afuera de toda “verdad armada por el poder”, todos los miércoles y sábados sin intermediarios, los productores, los consumidores, un grupo, nos encontramos para “encontrarnos” en ese proyecto que entre todos sostenemos, compartimos, hay un "ambiente" especial que no podría describir, a la mutual le dió forma un grupo de quienes fueron presos políticos. Casi nadie lo conoce.

Pensaba en que la pequeña pero pesada verdad de cada uno, su realidad, está tan manipulada que se ha perdido, se ha perdido ESA verdad de cada uno, en el barro de “la verdad” global y diosa de los medios masivos y de los masivos presidentes y ministros que hablan, hacen y asesinan en nombre de “todos los……

( léase la nacionalidad que acomode)

Copio aquí la verdad de Agustín, que es para mi tan y tan valiosa porque es la suya, y porque me siento compartiendo parte de esa verdad, porque me ha DEVELADO, entre otras cosas, la otra España, la profunda, la que viví desde lejos, la que intuía, la singular, en oposición a “la verdad revelada, la verdadera verdad “ de los dueños de todo hasta de “la verdad”.


“Ana, muchas gracias por el comento. Desconozco las razones por las que no puedes acceder a mi sitio ni poner comentarios. Espero sea coyuntural y se solucionen.
Al señor Ricardo Musso agradecerle su exégesis de mis palabras, porque muestra atención, respeto e inteligencia de las mismas. Y me abruma que sea excesivo. No lo merezco. Suelo leerle con asiduidad y siempre me aporta mucho. Reitero mis gracias.

Respecto a que de ellas, de mis expresiones o posturas, se deriven totalitarismos pienso que se leen mal y no en todo el contexto. A lo que me refiero con la expresión “Por eso uno está en la única verdad verdadera” es a lo que sustenta todo, mi postura libertaria, precisamente antiautoritaria, mi análisis de realidades al tenor del pensamiento libertario, libre, anarquista, que tanto les cuesta entender, aceptar, siquiera como mero instrumento del análisis de esa realidad política, social y económica. Lo digo al inicio de la reflexión: “Los anarquistas lo han dicho siempre y no se equivocan nunca”.
Hablo de algo mucho mayor que verdades para ir tirando, me refiero a certezas avaladas por toda la vida de los seres humanos. No me refiero en manera alguna al socialismo –no sé qué les ha podido hacer pensar eso-, y en todo caso y como mal menor me digo, o les digo a los políticos europeos que se dicen de partidos, intenciones e ideas o “verdades” socialistas que usen los estados para construirlo, en vez de usarlos para reconstruir o refreir el tan conocido, injusto y fracasado capitalismo.
En mi post hay tres apartados o letanías que dicen lo mismo, para el comento y situación de lo que veo:
1. Los anarquistas lo han dicho siempre y no se equivocan nunca…
2. Por eso no voto nunca y pido que se me quite del censo electoral…
3. Por eso uno está en la única verdad verdadera…

Con esa cadencia que doy intento un swing en la reflexión, una suerte de estilo que se inscribe en mi poética, en mi manera de expresar lo que pienso. Es mi verdad absoluta literaria. La forma. Y ni es totalitaria ni se impone a nadie. Sólo pretende desmochar la estupidez en esta época de duda ante lo obvio, de relativismo ante el crimen organizado, ante los hechos consumados de los de Arriba y Adentro contra la gente…
Por cierto, como doy un gran poder a las palabras, que hacen los discursos de los que mandan también, pues suelo escribir a la contra, esto es, trato de recuperar el auténtico valor de esas palabras perdidas, secuestradas entre la palabrería y la propaganda del poder. Por ejemplo no uso de propio la palabras socialismo ni democracia, en manos de farsantes hace mucho tiempo...
Hace como dos días visité un sitio que Ana tiene señalado en sub blog, de índole absolutamente basada en esa verdad libertaria, antiautoritaria y ácrata, El Galpón. Entresaco de todo su discurso (llamo discurso a la forma como se discurre u ocurre el mundo, a como se ve la realidad en ese sitio, por los textos que aparecen el el mismo) la frase: “Luego de muchos encuentros con más de 10 familias y organizaciones de pequeños productores de la Provincia de Bs. As. y de otras Provincias del País, creamos el proyecto del Servicio de Proveduría CENTRO COMUNAL DE ABASTECIMIENTO “EL GALPÓN”, que basado en la comercialización asociativa y los conceptos de precio justo y consumo responsable de la economía social y solidaria, se hizo realidad desde “abajo”.
Esa expresión que se destaca entrecomillada es fundamental, desde “abajo”, yo añadiría y “afuera”… Otras expresiones como comunal y sobre todo mutual me ha alertado de que la cosa es de base, no montaje de polismilis cualquiera recogevotos. Y eso está bien. Mutual referido a lo mutuo, al apoyo mutuo, que es viejo sueño libertario que queda en el lenguaje como carcasa ya, que en la Argentina se sembró –lo libertario- y no es raro que aflore acá y allá.

Bueno, espero haber respondido a planteamientos y dudas, lecturas, entendimiento y desentendimientos y terminar diciendo que mi verdad es mi libertad, y esa es verdad verdadera, y si da regusto de totalitarismo lo lamento tanto, tanto… De ahí derivo a los que están con la libertad de todos y los que están contra. Los poderosos son la contra y todos los demás por conquistar y perfilar las libertades… Y son los poderosos todos los que crean, mantienen y reproducen relaciones de poder, alienación ocial, dependencia, explotación, etc… Y es a partir de esa verdad total desde la que pueden irse perfilando las verdades menores que vayan realizando la libertad de todos, hasta lo más cotidiano, como la realidad del Galpón, por ejemplo… Y eso es impepinable verdad sin relativismos algunos, y verdad en marcha, necesaria, urgente, como la lucha del sub Marcos y los índígenas mejicanos en sus día a día…, que por cierto, parece desaparecida. Recuerdo que a muchos enteradillos de la cosa política molestaban las verdades del sub mucho, tanto que le dieron de lado…

4 comentarios:

J. M. Rosario dijo...

Excelente tema para publicar un domingo, y lo digo por el reposo social y hasta emocional que destila el primer día de la semana. Se trata de un asunto muy espinoso, sobre todo cuando se le aborda tan profundamente, con unas miras tan radiclaes como lo hace este autor español, cuyo blog comienzo a seguir desde ahora, al igual que éste. El Estado, entiendo también, es una gran guarida, la cual debemos ir cercando. En mi propio país existe un ejemplo alentador (que no desalentador), pues a mí en particular lo que me ha inspirado es soluciones, las cuales han ido tratando de no tocar el anarquismo. Pero ya tendremos tiempo de ir pensando más.

Afectos!

Ana dijo...

Estimado Juan Manuel, te agradezco que te hayas acercado, te agradezco también que me hayas recordado, en tu sitio el soneto al cristo crucificado, que hacía tanto tiempo no leía. He comenzado hace poco con esto del blog, está equivocada la fecha de partida, fue en noviembre o diciembre del 2008, este tiempito me ha permitido comunicarme e ir "armándome" una idea mas certera de los países a cuyos ciudadanos me acerco o mejor dicho "nos" acercamos, ese intercambio es lo que llamo historización de las realidades, las diversas, las que me interesan, porque no son masivas, porque de este modo voy hallando la realidad de cada uno de estos países, que como el tuyo, conozco poco y casi todo a través del filtro del poder. Va a estar bueno leer tus experiencias.
Cariños y buena semana!

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amiga Ana:

Se puede decir más alto, pero no más claro: "la verdad" o "la democracia" están bastardeados, vaciados de verdad y de democracia.

Este es nuestro reto, llenar estos conceptos de contenido.

Recibe un fuerte abrazote amiga.

Ana dijo...

Así es Javier, ese es nuestro reto, que no es menor,porque como siempre he sostenido y sostengo, verdades hay muchas, tantas como hombres tal vez, y la democracia ha quedado empantanada en esa construcción de "la verdad" en donde los ciudadanos comunes poco tenemos que ver.
Te he leído un poco desazonado, en tu entrada, puede ser?
Un abrazo desde aquí.