domingo, 10 de mayo de 2009

PROSTITUCIÓN.TRABAJO.PRO-CONTRA

Se ha convertido en una seguidora de mi blog, Paula, escort vip de Barcelona. Muy interesante lo que plantea en su blog, en relación al trabajo de prostituta, cosa que todos sabemos que existe, gran cantidad de gente consume, pero de eso se habla en voz baja. Es interesante que Paula, hable de esto y se dé a conocer. Cosa que le agradezco.

Le comentaba en una entrada, que he leído en sus descripciones relativas a su trabajo - de servicio de sexo y bienestar al cliente, que por otro lado, por ser ella trabajadora independiente, tiene la posibilidad de elegir – una especie de idealización del trabajo de prostituta. Paula cuenta, algo así, como que es complejo no poder dar a conocer que de eso se trabaja , lo interpreté como la contra mayor a su trabajo.
He sostenido una profesión muy agradable por años, amándola, he encontrado pro y contras en mi profesión, si no hubiera contras, o yo no las hubiera registrado, raro sería.
Por otro lado en el disfrute del sexo sin paga, hay momentos – que imagino todos habrán vivido- de disfrute inmenso y otros de desagrado.
Creo humildemente que las idealizaciones son engañosas, ningún trabajo carece de contras, el que sea, imagino que el trabajo de prostituta las tendrá.
Queda abierto el debate, que considero muy interesante y enriquecedor.

23 comentarios:

Ricardo Musso dijo...

Hola Ana!

La estructura tradicional de las relaciones de trabajo, para el marxismo, esta compuesta de los llamados: dueños de los medios de producción (empleadores); dueños de la fuerza de trabajo (asalariados); y un producto del trabajo (mercancía, de consumo, o de uso).

En los llamados trabajos independientes (sean estos provenientes de las conocidas “Profesiones Liberales” cuya actividad esta avalada por un diploma otorgado por una institución de enseñanza reconocida; o del campo de las actividades comerciales o artesanales unipersonales, donde la persona es propietaria de los medios de producción y la fuerza de trabajo) también debe existir un producto del trabajo.

En mi caso, como psicólogo, mi producto del trabajo esta representado por la superación de las cosas (ideas o conductas) que a un sujeto, que demanda mi servicio, logre alcanzar (sé que para otras epistemologías de la psicoterapia esto no es así, pero para la que yo ejerzo, sí).

Entiendo que en el caso de la prostituta sucede algo similar, es decir, es dueña de los medios y fuerzas de trabajo, lo que no me queda claro (y aclarando que he conversado, por mi formación en sexología, con varias de ellas, incluso con Andy, que trabajo en una web-cam profesional de servicios sexuales, y cuya historia esta publicada en mi blog redactada por ella, aunque en este caso no era dueña de los medios de producción) cuál es el producto del trabajo para poder ser considerado como tal.

¿Podría ser el estado de bienestar psicofísico del cliente por la descarga de su libido sexual?

En este caso, en cualquier relación coital se alcanza el mismo “producto” (incluso las que tienen las prostitutas en su estructura de pareja, por placer) y no se considera una actividad laboral, creo yo…bah…no sé!.
¿Es decir, la actividad sexual coital, solo se diferencia por el pago del servicio, para ser considerado trabajo?.

Si yo fuese un artesano que construye una panera (para poner el pan que va a ser consumido en la mesa a la hora de comer), esa panera, indudablemente será considerada un producto de mi trabajo más allá que la construya para la familia, para mí solo, o que la venda en el mercado artesanal. Pero el pago de la panera no es lo que define que ese producto es el resultado de una actividad laboral sino su bien de uso.

Por ello mi pregunta sobre el producto del trabajo en la actividad de la prostitución para ser considerado un trabajo.
Tal vez Paula me lo pueda aclarar.

Cariños a Paula, y un beso para vos.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Fe de errata

En mi caso, como psicólogo, mi producto del trabajo esta representado por la superación de las cosas (ideas o conductas) que un sujeto, que demanda mi servicio, logre alcanzar, para sentirse mejor consigo mismo (sé que para otras epistemologías de la psicoterapia esto no es así, pero para la que yo ejerzo, sí).

Aaoiue dijo...

Cuando las olimpiadas de Barcelona (1992) se desplazaron 17.000 personas exquisitamente preparadas para ofrecer sus servicios sexuales a la gran masa de gente que no seremos tan ingenuos de pensar que sólo vinieron buscando un espectáculo o asistir al logro de una marca. Con esa masa de hombres y mujeres se añadieron lo que podríamos llamar oportunistas, entre los que habían pobres diablos, carteristas y prostitutas con escasas dotes y poco oficio.

En general me parece un trabajo bonito y habría que dignificarlo y de la manera en la que tú lo estás haciendo. Hay gente que quiere obtener dinero por sexo, también hay quien quiere obtener sexo por dinero, y dinero por dinero y sexo por sexo. De hecho la línea divisoria entre el deseo y el interés la marca cada cual. Cuando no es así es que estamos entrando en la marginalidad y el abuso.

Espléndida propuesta.
Un beso.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amiga Ana:

Buen post subes en esta ocasión. El tema de la prostitución es un tema tabú. Estas trabajadoras nadie las defiende, como se considera que la profesión es denigrante. Tampoco se hacen muchos esfuerzos desde las organizaciones de izquierda y sindicatos por organizarlas, como también consideran que la profesión es denigrante.

El caso es que la prostitución no se reduce, sino que en situaciones como la actual se incrementa. Pero las trabajadoras siguen siendo semi clandestinas e ilegales. Nadie cotiza por ellas a la seguridad social, ni tienen ningún tipo de protección social. Todo el beneficio pasa limpio para quienes las explotan y ellas a subsistir con una gratificación de miseria.

Bajo el régimen capitalista todos los trabajos son indignantes, pues están reificados; la prostitución es uno más de ellos y, por tanto, quienes lo ejercen como trabajadores/as deberían contar con la solidaridad de tod@s para que se organizaran y pusieran una serie de normas que lo dignificaran.

Yo me pregunto: ¿por qué lavar culos a los enfermos o dar masajes son profesiones dignas y hacer el amor por dinero no lo es?

Recibe un abrazote amiga.

Ricardo Musso dijo...

Pido disculpas si he malentendido tu entrada…, no sería la primera vez que me sucede…jajajaj!.

No entiendo que tu motivación fuera que reivindicáramos (o hiciéramos “apología”¿?) del trabajo de las prostitutas, como imagino innecesario la reivindicación de ningún trabajo que, como mencionas todos tienen sus aspectos agradables y desagradables.

Ese tipo de actitudes me parecen tan marginadoras o discriminadoras de la condición de una persona y su profesión, oficio o como quiera llamársele, del medio por el cual obtiene el dinero para su subsistencia, como la de aquellos que lo desprestigian, denigran o prohíben.

Será porque hace años ya, no forma parte de mi repertorio de ideas hacer defensas, o ponerme en estandarte de nadie, ni por sus creencias, color de piel, etnia, o cualquier aspecto del repertorio de diferencias con que conformamos la especie humana, que nada me parece tan humillante que hacerlo.

Una vez me dijeron que yo entraría perfectamente en la categoría de “pansexual”, que son individuos que no hacen ningún tipo de discriminación por alguna condición de las personas. Yo aclaré que podría ser así, solo que parece que el concepto de pansexualidad también incluye el de orientación sexual, que podría ser la elección de objeto sexual, tanto de varones como de mujeres. En ese caso me considero fuera de esa categoría, si fuese determinante, porque me considero heterosexual en mis deseos y elecciones sexuales.

Por ende, mi comentario inicial no tuvo ninguna animadversión ni intento de discriminación, solo un pedido de aclaración en cuanto a mi concepción marxista del trabajo.

Si la cuestión es: “Vivan las Prostitutas!”…, “Adelante con ellas!!!”; “No se dejen discriminar ni vencer!!!”…etc., demás está decir que adhiero a esas proclamas.
Si mañana se hiciera un seguidor de tu blog: un gay, negro, judío, enano, dawn, obeso, alcoholista, drogadicto, etc., etc., etc., ah…psicólogos también, e hiciese falta que los reivindicara, avisame que así lo haré.

Mi único límite, en el trato con la gente es, con los pedófilos y violadores (que aunque los considero con serios trastornos de personalidad, y nada tienen que ver sus conductas con la sexualidad humana, cuanto más lejos…mejor), y con los torturadores (que no los clasifico bajo ningún diagnostico del DSM-IV, salvo que hubiese una categoría de RHDMP (Reverendos Hijos de Mil Putas!); con perdón por la palabra que no va en el sentido de la actividad de Paula).

Ni siquiera con los explotadores, que para eso están los propios trabajadores, su concientizacion y los sindicatos!

Saludos.
Rik

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Vaya por delante que considero la prostitución mal necesario, en el aserto clásico, como a los militares, los verdugos, los asesinos a sueldo, los espías, los políticos en el sentido usual, los banqueros, los traficantes de sustancias prohibidas o estupefacientes. Todos hacen negocio de la necesidad que crea el sistema imùesto de dominio por parte de los poderes, esto es, de la falta de libertad…
1. En el sexo procuro no hacer balances. Estamos demasiado habituados a una mentalidad de balance de cuentas en todos los ámbitos de la vida, con las personas, en nuestras relaciones con las cosas, los animales, las plantas… Todo lo medimos en moneda y en valor de cambio. Debe y haber, y no hay otras. Es un endemoniado y estricto modo, aparte de falso, porque cualquiera que tenga inteligencia e imaginación supone miles de matices, veredas, caminos…, en el sexo y en el saxo, en todo. Aunque no me extraña que si se trata de prostitución predomine en valor de cambio sólo y único, y se imponga la simpleza maniquea del debe y haber, no el de uso…, que ese no tiene precio.
2. Sé de cierta simpatía con la profesión de puta, menos de puto, por parte de un sector, digamos que alegreliberalprogre... Y desde cualquier visión es lamentable. Lamentable porque no supone libertad sexual, una libertad vital y elemental en cualquier sociedad libre, y entre personas libres. Luego el reduccionismo de algo tan sumamente valioso y personal, como es el sexo y el contacto íntimo, a un pago, un precio, un servicio, como rascarse la pata… Y no hablo del sentido machista absoluto del servicio. Ya digo, putos menos o no… Es una moral del macho. Menos o nunca de la hembra. Si fuera una necesidad, o un derecho, como se predica por parte de ese sector descocado progresí pues también las mujeres…
3. A mí me parece bien que cada quien haga lo que estime: que sea albañil, puta, marica, negro, blanco de las iras, suceso, militar, verdugo, sicario, pillabichos, asesino, traficante de drogas y de vino; pero sin salpicar a nadie. O sea si uno mata y otro se deja matar pues que lo hagan, pero sin ensuciarme a mí ni a nadie que no tenga que ver con ellos.
4. Pienso que la prostitución es el paradigma del trabajo asalariado en esta sociedad capitalista de Mercado, ultraliberal en su tétrico sentido. Y entonces, como opuesto radical a ese tipo de relaciones laborales de explotación, que suponen una sociedad opresiva, represiva, explotadora, carca, regresiva, autoritaria, reductora del cuerpo y alma, de la propia persona a un precio monetario demasiado grosero, que limita toda libertad y su logro, sumiendo la vida en una cosificación alucinante y terrible… Por ende la consecuencia, en lógica, es el rechazo a ese tipo de relación, y abrir la sociedad a relaciones de vida, económicas diferentes, vivir con otros valores, y dar el salto a un socialismo verdadero, con relaciones libres en asuntos íntimos, personales, como es el sexo, que se ha convertido en mercancía, necesidad, prurito, picor en mero valor de cambio y no en gozo, alegría, celebración, orgía, entusiasmo, vida…
5. De acuerdo que mientras tanto quienes se dediquen a ese trabajo lo hagan en las mismas condiciones que el que lo hace a otros…
6. También observo que el cura y la puta trabajan codo con codo. A menor libertad en todo, más prostitución, a mayor libertad, desaparece…
7. Como no soy usuario pues creía, en mi buena fe, que el Mercado y sus reguladores políticos en mando tenían bien organizado el negocio prostibulario, y veo que no, pero como otros negocio desregulados, o mal organizados: asesino a sueldo, sicario, traficante de drogas prohibidas, curandero, chulo puta, chapero, mamporrero, carbon, recogecolillas, aparcacoches… Y lo digo por ser oficios que existen, trabajadores que están ahí sin garantías del ejercicio de sus labores y servicios… Que nadie me lo tome porque lo asimilo idéntico a la prostitución, pues ésta no es dañina en la medida que algunos de esos oficios. He dedicado muuucho tiempo a reflexionar sobre esos oficios, que llamo oficios de tinieblas (las del poder, nombre que tomo de cierto rito litúrgico…) y son paradigmáticos de las relaciones laborales de todos los oficios o venta de la fuerza de trabajo y servicio en la sociedad capitalista o en las sociedaddes no libres… Mi condena no es moral, es un rechazo o superación de los mismos en nombre de la libertad, igualdad y fraternidad de todos los seres humanos. Mientras tanto hay que ir trabajando en dignificarlos y superarlos, superando las relaciones socioeconómicas vigentes, y en eso pueden ser puntales de la llamada revolución; pero por desgracia constituyen lo contrario, como los obreros más explotados suelen ser los más reccionarios a cambios para más libertad, dignidad, igualdad... Es el amor al amo, en este caso al sistema y al Capital como modo de vida único. Si una sociedad establece relaciones sexuales realmente libres la prostitución no tiene sentido.

He dicho, sin nada personal contra nadie, sino todo lo contrario. Y sin anteojeras moralinas o similares.
Por cierto, tengo una seguidora de mi blog, hace tiempo, que parece que es una hermana de la vida alegre en ejercicio…

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Curioso que en las sociedades primitivas no existe la figura de la puta o similar, ni la prostitución, a lo que se conoce.
Sin embargo en culturas como la griega aparece la heteira, que nada tiene que ver con las prostitutas de las sociedades de ahora. No era una "culta", sólo, no, que aparte hacía servicio sexuales al machito faltusco, era algo más complejo y diferente y se puede patear leyendo a autores griegos...; como la geisa japonesa... Servidoras del orden varonil en mando e imposición, pero educadas para ejercer un servicio de sexo, compañía, servicios varios de determinada manera, se habían hecho cultura, en su sentido antropológico... Lo de hoy es un simple rascar y picar, o picar y rascar. Y pagar y cobrar, cobrar y pagar...

Aaoiue dijo...

Si pudiera, Ana buena, que no veo cómo pueda, suprimiría mi comentario precedente. No porque no crea que lo que diga deje de subscribirlo sino porque desconocía lo que podía dar de sí un tema al que yo me acerco -como a todos- ahondando en mi ignorancia.
Así que, zapatera a mis zapatos, calladita estoy más guapa.
Un beso.

Steki dijo...

Hola Ana!
Qué excelente entrada. Luego entro en lo de Paula.
Hay otro tipo de prostitución que realmente da asco y no es precisamente la sexual.
Beso de lunes y buena semana!
BACI, STEKI.

Ana dijo...

Hola a todos, Marta, acuerdo con vos en que en le tema de la prostitución “toco de oído”, como aquí decimos, pero tengo experiencia sexual, que es en definitiva de lo que se trata la prostitución, de sexo, solo que con paga, el significado de ese plus de la paga por el sexo es lo que me interesa compartir con ustedes, escucharlos, porque creo que todos tocamos de oído en esto, hasta las mismas chica/os que ejercen la prostitución. Es cobrar por lo que normal y libremente se debería practicar. Asi que, por favor nada de querer borrar lo que escribiste, que es auténtico y espontáneo, me da las impresión.
Un beso fuerte

Ana dijo...

Ricardo, Agus, Marta, Javier, Stekita.Hola a todos de nuevo.
Efectivamente el motivo de esta entrada es pensar la prostitución sin prejuicios, que yo no los tengo, pero no ignoro que existen. Poder pensar un poco mas allá de los lugares comunes, de quienes defienden a ultranza la prostitución o de quienes la atacan absurdamente; ambos extremos que me parece, se tocan y no permiten ver en el tema todas las complejidades que presenta.
Lo que convierte al intercambio sexual en prostitución o sea en trabajo sexual, es si se percibe o no, paga por ello. Si hay alguien decidido a brindar sexo cobrando por ello y quien está dispuesto a pagarlo, es un contrato entre partes libres, siempre que se respeten los límites que aquí suponemos que se respetan- mayoría de edad, libre elección, etc-
El producto de dicho trabajo es el bienestar de ambos, de quien lo contrata porque necesita ese servicio, por un lado, y de quien lo produce, porque necesita el dinero, o lo desea. Es cierto que en cualquier relación coital se alcanza igual producto o bienestar, o no, depende de cada uno, solo que las relaciones entre las personas son complejas y así como hay quien no podría tener sexo con alguien por dinero, hay quien disfruta justamente de esa situación. Dependerá de cada acto, ya sea pago o no, la satisfacción que obtengan ambas partes. Por otro lado esto no es distinto a cualquier otro intercambio en este sistema que, tergiversa todos los valores.
Marta, como bien decís- y lo relaciono con lo anterior- la línea entre el deseo y el interés - y yo le agregaría, la obligatoriedad - de ejercer un acto sexual lo marca cada cual. Es de destacar que hasta no hace mucho tiempo y me imagino que seguirá sucediendo aún, muchas mujeres tenían sexo por complacer a sus parejas, situación que nunca me ha parecido muy diferente al acto de prostitución, en donde se tiene sexo para satisfacer - fundamentalmente a un cliente – a diferencia del sexo ejerciendo la libertad, el erotismo, sin paga, en donde la satisfacción personal es básica en el acto sexual, sin descuidar claro la satisfacción del otro.
En donde yo pondría el énfasis, es en la libertad, nadie que trabaja obligatoriamente por dinero, en las condiciones que impone este sistema, se trate de lo que se trate, puede ejercer su libertad. Hay quienes deseamos tener libertad y esa es nuestra mayor aspiración, sexual entre otras, hay quienes resignan la libertad sexual u otras libertades, por dinero - algunas veces por necesidad acuciante, otras veces no - por ejemplo. Son decisiones personales y respetables todas.
Acuerdo con Agustín en que a mas libertad menos necesidad de prostitución, a mas libertad mas sexo libre, como a cada uno le venga bien, respetando solamente los límites de cada uno.

Steki agrega otras prostituciones que no son la sexual y me encantaría que stekita ampliara el tema, te invito!!

No te equivocaste Ricardo, no quiero reivindicar nada, solo quiero acercarme a esta situación que es una especie de conflicto social, ya que hay países en donde está permitida, otros en donde está penada. Y en la generalidad de los casos las mujeres que a ellas se dedican no lo hacen públicamente y a cara descubierta, esto marca indudablemente un conflicto con el tema – como el sexo y su libre ejercicio es un tema conflictivo en esta sociedad - y como todo conflicto tiene diversos modos de enfocarlo, nadie tiene la razón agarrada de los pelos.
Un beso a todos.

Ana dijo...

Ah! y me encanta este tema porque le saca la tapa a mucha suciedad que "queda debajo de la alfombra" y les agradezco que se enganchen y comenten todo lo que les parece, es muy bueno limpiar debajo de las alfombras no? ( no quiero decir que el sexo sea sucio!!! lo que creo es sucio es el tabú que se forma a su alrededor)

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

En su sentido metafórico, y sólo como eso, se puede considerar cualquier trabajo asalariado como prostitución..., forzando mucho la metáfora.

Pero ahora que recuerdo, una de las obras clásicas de la literatura española, bien cierto que ninguneada y orillada, apartada por razones morales y sociales, ha sido "La Lozana Andaluza", sobre la que he hecho más de un trabajo y estudio, y de la que colecciono ediciones, que tengo todas, muy estudiadas. Fue escrita en la Italia del siglo XVI temprano y editada en Venecia y en castellano, hay que decir que casi toda Italia, que no toma conciencia de nación hasta la moda nacionalista del siglo XIX, está gobernada por españoles desde hace dos siglos por los menos, y que el castellano es idioma de cultura y de clases sociales, incluso de abajo, como la Roma suburbial que aparece en "La Lozana...", en donde una puta vieja romana y en barrio castizo romano canta aquello de:
"Anda ya puta no serás buena
no seré no que so de Llerena"
... ... ... ... ...

es asombroso cantar peninsular referido a la gente de Llerena, en Roma, la Roma del Renacimiento plena... Bien pues en esa obra clásica de la literatura española, una de las grandes, el autor, Francisco Delicado, un cura especial y culto de los muchos que había, los más, escribe las peripecias de una hermana de la vida alegre de altura, con su servidor o compañero, Rampín, y describe la vida putiferaria de Roma, la Roma del siglo XVI, y como funcionaba el oficio, y describe el saqueo de aquella Roma, más pagana y vendida que otra cosa por las tropas del emperador Carlos I de Alemania y rey V de España. Hay un escritor llerenese del siglo XVI, don Luis Zpata de Cháves, que en su Carlo Famoso también describe en saco de Roma, o aquel saqueo total a sangre yfuego por las imperiales y católicas tropas mecenarias. Sólo que describe ese saqueo como si se estuviese viendo desde arriba, desde un helicóptero o desde un satélite moderno, ya quye el que lo hace es el Mago Toorralba, el licenciado Torralba, que voló en sus alazán mágico desde España, desde Medina del Campo hasta Roma para ver aquel saqueo de la misma y describirla, como lo hace Luis zpata desde los aires y en octavas reales. Y si luego Luis Zpata fue condenado a reclusión por 20 años tal vez fue por narrar eso en verso de arte mayor, las magias de Torralba o el saqueo, que no lo sabremos nunca u queda, cada día más, reservado a quellos que tenemos la paciencia y el buen gusto de leer, leer y estudiar la literatura española de los clásicos, bien alejada del vulgo que se dedica a mamar jolivu y cosillas de Pedo Almondoba y sucedáneos cultirís (sic)....

Es admirable por muchos sentidos, uno de ellos es su inmemsa riqueza léxica. Me refeiero a "La Lozana". Delicado utiliza un lenguaje de jerga y culto a un tiempo, que es constante de la literatura española clásica de toda época, sobre todo la mezacla sabia de ese estilo y estilete, y la palabra meretriz o puta, es usada en todas sus nombres, tantos y tan varios, con sabiduría, que se agota para el futuro... Hay una peli de los sesenta española sobre la novela que es de pena y mejor no verla. Leer esa novelita es una gozada. Esta editada facsimil por la Biblioteca Miguel de Cervantes, y se puede bajar así, en facsímil del único ejemplar conocido que se conserva en una bibliotece pública de Viena. Hay incluso reflexiones sobre el trabajo y verdad de la prostitución de una modernidad pasmosa, y de in interés alucinante, sobre todo para los listillos/as que se creen que todo esto es novedoso y moderno, me refiero a la protibulandia.
Y hablando de la literatura española citaré también el "Cancionero de Obras de Burlas Provocantes a Risa", otro clásico silenciado por la medianía y pacatas visiones de su propia literatura en España, en el que se trata del asunto passim (por todo lugar casi). La "Carajicomedia" es texto teatral, de finales del siglo XV que echa la pata en desparpajo, modernidad, humor, ingenio e imaginación a cualquier cosilla actual de juego erótico que se escriba para teatro. Hace poco vi el texto de los "Monólogos de la vagina" y era de una pedorrería insultante con la inteligencia de cualquiera, de una calidad pacata, y con la cosa de que eso sólo lo podían hacer mujeres, y vi algo ,no sé si en Youtube, del monólogo de una falta de calidad y vis cómica evidente... Está claroque aportar por un texto escrito en inglis y tradicido de aquella manera, desconociendo la rica y brava, y varia y pasmosa y abundante literatura en castellano, se paga, se paga con el ridículo, aunque engañen a cuatro memos y memas de la linda progresía modelna y que desprecia lo que desconoce.
Tomen nota de esas dos obras: Lozana y Cancionero de Burlas. El Cancionero es casi imposible de encontrar, ya que su primera edición es del siglo, final, XIX, y en Londres, de 200 ejemplares y a expensas de un amante español de los clásicos españoles, que se haya refugiado allá por eso precisamente..., luego hay una edición de Akal, sobre 1973, que es la que tengo. No conozco otra, y la conseguí de milagro, al llamar un día a la distribudora de la editorial, 1987, para interesarme si la reditaron. Me atendió una chica diligente que por el amor, interés y largueza que me vio en el tema, se dignó bajar a los almacenes para indagarme a ver si había algún ejemplar de los devueltos de alguna librería, de fonddo, que se llama, para regalármelo... Yo hasta entonces manejaba una fotocopia de esa edición, desgastada y manida.
En fin, que la putería es asunto viejo en la cultura literaria española, por no nombrar a la puta vieja Celestina, una auténtica doctora del tema y socialidad del asunto. Hay en la Clestina frases, consideraciones, reflexiones sobre este tema que tratarían todo lo que nosostros y tropecientos navegantes y comentaristas de internete diéramos de si y se no...
Así que consulten y vean. Todo está en los libros. Menos internet...

Un abrazo a todos y todas, especialmente afectivo, no usuario, a las de la vida alegre...

Claudia Sánchez dijo...

Bueeenaaasss.... permiiiisooo.
Tanto guevloguear por ahí y no había pasado por tu casa! Está buena! me llevo la llave para venir directo de la mía.

Vos sabés que a mí me gustan mucho los temas "controversiales", así que voy a tratar de no excederme.

Realmente creo que la prostitución es un trabajo más, como cualquiera de alto riesgo. Por eso está bien pago. Y por eso quienes viven de él no lo abandonan, aún teniendo la posibilidad. Y me parece bien.

Desde que el hombre es hombre, el sexo se utilizó como bien de intercambio, solo que antes se pagaba con especias, o con comida o con casamiento (más tarde), o con dinero (más comercial).
En este contexto, el sexo es un bien de intercambio entre oferta y demanda. Y convengamos en que si no hubiera demanda, la oferta sería mucho menor.

Creo que la sociedad debería sacarse la careta y legalizar y controlar este trabajo, para asegurar la integridad y la salud de prestadores y clientes.

Lo que no creo es en el tema de a mayor libertad menor prostitución. Ojo que el sexo pago no lo consume solamente la persona que está sin pareja eh? No tengo estadísticas, pero me gustaría escuchar a Paula al respecto.

Lo que me parece que tiene el sexo pago es, además del placer o descarga libidinosa obtenida, la total ausencia de compromiso de ninguna otra índole más que monetaria, por ambas partes.
Y creo que con los tiempos que corren, ésto se verá cada vez más como algo normal.

Uh... me quedó re-largo! pensaba volver después pero me parece que no eh?

Saludos!

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

CORREGIDO, ENMENDADO Y AÑADIDO
Mi amiga Ana ha abierto el asunto de la prostitución de forma inesperada, valiente y abierta. Por cierto, y lo escribo en su noble significado:Loz-Ana...

He hecho alguna consideración o comento sobre el mismo. Y luego he rebobinado. Tiendo a trabajar sobre las ideas desde la lengua, esto es, que procuro agotar una palabra en sus rasgos de todo tipo formales, reales, tangibles, materiales. Porque para mí las palabras son algo vivo y real, material. Y sobre la palabras prostitución, puta, meretriz y etc., ya he dado un repaso breve en mis diccionarios, de esos que no andan por Internet ni andarán. Además ¿pa qué? Si los usuarios de la lengua se creen todos doctores en el asunto... Y he tenido a bien traer el último comentario hecho en Ana como entrada en este sitio, dado su abordamiento de asuntos literario. Los lingüíticos los paso para otra vez.

Pero ahora que recuerdo, una de las obras clásicas de la literatura española, bien cierto que ninguneada y orillada, apartada por razones morales y sociales, bueno más que todo por ignoracia -que arrastra siempre odio y miedos- ha sido La Lozana Andaluza, sobre la que he hecho más de un trabajo y estudio, y de la que colecciono ediciones, que tengo todas, muy estudiadas. Fue escrita en la Italia del siglo XVI temprano y editada en Venecia y en castellano, hay que decir que casi toda Italia, que no toma conciencia de nación hasta la moda nacionalista del siglo XIX, está gobernada por españoles desde hace un siglo por los menos, y que el castellano es idioma de cultura y de clases sociales, incluso de abajo, como la Roma suburbial que aparece en La Lozana..., en donde una puta vieja romana y en barrio castizo romano canta aquello de:
Anda ya puta no serás buena no seré no, que so de Llerena
... ... ... ... ...

El asombroso cantar peninsular referido a la gente de Llerena, en Roma, la Roma del Renacimiento plena... Bien, pues en esa obra clásica de la literatura española, una de las grandes, el autor, Francisco Delicado, un cura especial y culto de los muchos que había, los más, escribe las peripecias de una hermana de la vida alegre de altura, con su servidor o compañero, Rampín, y describe la vida putiferaria de Roma, la Roma del siglo XVI, y como funcionaba el oficio, y describe el saqueo de aquella Roma, más pagana y vendida que otra cosa, por las tropas del emperador Carlos I de Alemania y rey V de España. Hay un escritor llerenese del siglo XVI, don Luis Zpata de Cháves, que en su Carlo Famoso también describe en saco de Roma, o aquel saqueo total a sangre y fuego por las imperiales y católicas tropas mecenarias de la Roma pútrida de cardenales, claricaya y monaguillería levantisca y viciosa y vuelta a usos imperiales de la Roma antigua... Sólo que describe ese saqueo como si se estuviese viendo desde arriba, como desde un helicóptero o desde un satélite moderno, ya que el que lo hace es el Mago Torralba, el licenciado Torralba, que voló en sus alazán mágico desde España, desde Medina del Campo hasta Roma para ver aquel saqueo de la misma y describirla, como lo hace Luis Zapata, describiendo desde arriba por vista de Torralba, desde los aires y en octavas reales. ¡Toma ya!, que no es moco de pavo, poetas del actual aguatxirri castellano y andaluz, y extremení, y de otras zonas aguarrijas de la poetambre, o putambre subvencionada y entregada al político de mando y crisis... Y si luego Luis Zapata fue condenado a reclusión por 20 años, y por el mismo Emperador al que cantó, y habiéndose criado con él de paje en la Corte, y siendo colega de correrías, bebistrajes, alharacas, puterías y otras juergas en la vasta Italia y media Europa..., tal vez fue por narrar eso en verso de arte mayor, las magias de Torralba o el saqueo de la santa Roma y sede, que no lo sabremos nunca o queda, cada día más, reservado a quellos que tenemos la paciencia y el buen gusto de leer, leer y estudiar la literatura española de los clásicos, bien alejada del vulgo que se dedica a mamar Jólivu y cosillas de Pedo Almondoba y sucedáneos cultirís (sic) típicos del dominio cultural del espectáculo cañí impuesto por la moda y los modos....

Es admirable por muchos sentidos, uno de ellos es su inmensa riqueza léxica. Me refiero a La Lozana. Delicado utiliza un lenguaje de jerga y culto a un tiempo, que es constante de la literatura española clásica de toda época, sobre todo la mezcla sabia de ese estilo y estilete, y la palabra meretriz o puta, es usada en todas sus nombres, tantos y tan varios, con sabiduría, que se agota para el futuro... Hay una peli de los sesenta española sobre la novela que es de pena y mejor no verla. Leer esa novelita es una gozada. Está editada fácsimil por la Biblioteca Miguel de Cervantes, y se puede bajar así, en fácsimil del único ejemplar conocido que se conserva en una biblioteca pública de Viena. Hay incluso reflexiones sobre el trabajo y verdad de la prostitución, de una modernidad pasmosa, y de interés grande, sobre todo para los listillos/as que se creen que todo esto es novedoso y moderno, me refiero a la prostibulandia.

Y hablando de la literatura española citaré también el Cancionero de Obras de Burlas Provocantes a Risa, otro clásico silenciado por la medianía y pacatas visiones de su propia literatura en España, en el que se trata del asunto passim (por todo lugar casi). La Carajicomedia es texto teatral, contenido en el Cancionero..., de finales del siglo XV, que echa la pata en desparpajo, modernidad, humor, ingenio e imaginación a cualquier cosilla actual de juego erótico, amoroso o sexual que se escriba para teatro. Hace poco vi el texto de los Monólogos de la vagina y era de una pedorrería insultante con la inteligencia de cualquiera, de una calidad pacata, y con la cosa de que eso sólo lo podían hacer mujeres, y vi algo, no sé si en Youtube, del Monólogo, de una falta de calidad y falta de vis cómica evidente... Está claro que aportar, por un texto escrito en inglis y traducido de aquella manera, desconociendo la rica y brava, y varia y pasmosa y abundante literatura en castellano, se paga, se paga con el ridículo, aunque engañen a cuatro memos y memas de la linda progresía modelna y que desprecia lo que desconoce, y encima van de sobrados y avanzados...

Tomen nota de esas dos obras: Lozana y Cancionero de Burlas. El Cancionero es casi imposible de encontrar, ya que su primera edición es del siglo, final, XIX, y en Londres, de 200 ejemplares y a expensas de un amante español de los clásicos españoles, que se haya refugiado allá por eso precisamente..., luego hay una edición de Akal, sobre 1973, que es la que tengo. No conozco otra, y la conseguí de milagro, al llamar un día a la distribuidora de la editorial, 1987, para interesarme si la reeditaron. Me atendió una chica diligente que por el amor, interés y largueza que me vio en el tema, se dignó bajar a los almacenes para indagarme a ver si había algún ejemplar de los devueltos de alguna librería, de fondo, que se llama, para regalármelo... Y volvió al rato. La llamé luego. Y al verme dar cantos de contento me lo mandó por urgencia y aquí lo tengo desde entonces, libro de cabecera que no menciono. Y no me cobró nada de nada por el envío, que así hay que tratar a los amantes en verdad y cumplidos caballeros que usamos bien lo amado..., etc., etc. Que hay que saber ver quien es quien por sus pasiones y amores verdaderos. Yo hasta entonces manejaba una fotocopia de esa edición, desgastada y manida.
En fin, que la putería es asunto viejo en la cultura literaria española, por no nombrar a la puta vieja Celestina, una auténtica doctora del tema y socialidad del asunto. Hay en la Celestina frases, consideraciones, reflexiones sobre este tema que tratarían todo lo que nosotros y tropecientos navegantes y comentaristas de Internet diéramos de si y de no...
Así que consulten y vean. Todo está en los libros. Menos internet...

Un abrazo a todos y todas, especialmente afectivo, no usuario, a las hermanas de la vida jacarandosa... Por cierto la jacaranda es árbol que me lleva a los patios, cubículos ajardinados de la China y sus prostibuleos... Y no hablo del Diccionario Secreto, de Camilo José Cela... O de sus izas, rabizas y colepoterras... Grande experto en esto de la putería.

Ana dijo...

Agustín!yo me considero de vida jacarandosa pero no cobro, también me va un abrazo especialmente afectivo?? Vamos hombre no discrimine a las que no cobramos!!
Un beso

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Bueno,Ana, si te empeñas: ¡¡toma abrazo jakarando-so!! ¡¡ke no discrimino eneso a naide, naide!! Que aprendí mucho en el libro de los abrazos del galeano...

¡¡y otro y dale!!

Ana dijo...

Hola Claudia bienvenida!Gracias por pasar por acá. Si realmente este es un tema controvertido y cada uno tiene su opoinión al respecto, respetables todas. Pero como vos bien marcás y creo, yo lo he hecho antes, la prostitución es una realidad social que se oculta, como muchos temas conflictivos, como la sexualidad en si. Y un modo de ocultarla y ningunearla, a la sexualidad digo, es hablar demasiado de ella y no abordarla con toda la complejidad que el tema posee. La prostitución ha sido en general tema tabú. No acuerdo con los temas de "lo que no se puede hablar" por que eso produce mas y mas conflicto, y en este baile hay muchas personas implicadas.
Tomo lo que decís que no crees que a mayor libertad menor prostitución; me da a mi la impresión de que no sería necesaria la prostitución si la sexualidad no fuera, como decía, un tema tabú; porque no creo que libertad, libertad sea poder tener sexo con quien a uno le parezca, sino abordar el propio ser sexuado desde otro sitio. Pero de cualquier modo es relativo y pura especulación...porque aquí y ahora no estamos en esa etapa, ni nos acercamos.
Un beso grande.

Ricardo Musso dijo...

A ver….!

Los conceptos arriba vertidos sobre la estructura que compone el denominado trabajo para el marxismo, no es un invento de mi imaginación.

Ahora bien…, si el producto del trabajo es el alivio por la descarga de la libido sexual del cliente; ese producto, para el marxismo también debería reunir la cualidad de constituirse en un bien de cambio, o bien de uso.

De cambio no podría ser, porque ¿a quien le vendo yo mi gratificación obtenida con una prostituta?.
Y la característica de bien de uso, no la logro distinguir, ya que a partir de la descarga misma de mi libido sexual (mi orgasmo), automáticamente, se comenzará a generar una nueva carga de libido, por ende el uso…termina ahí, en el orgasmo!

Para ser más claro, si yo me compro un automóvil, lo pago ¿no? (salvo que me lo regalen, o lo saque en una rifa) y esa mercancía tendrá un bien de uso - trasladarme a donde se me antoje por ejemplo -, y también de cambio, es decir, lo puedo vender, ¿sí?.

Eso es lo que no logro percibir en el producto que, si trabajo llamáramos a la actividad de la prostitución, debería tener.

Si quisiera “afilar un poco más el lápiz” (y ojo que dije afilar, y no “sacar punta al lápiz”, que a veces se usa como frase para hacer referencia a un coito!) diría que el producto de trabajo, para este señor Carlos Marx, debería cumplir un fin social, es decir, ser de utilidad para la sociedad en su conjunto.
Desde este punto de vista, aunque ya no se lo podemos preguntar, casi con seguridad, yo afirmo que él no consideraría que la descarga sexual de las personas reúnan esas cualidades.

Si embargo, hoy, charlando con la amiga Claudia por otro medio, sobre esto, ella me mencionó que las personas podrían cumplir con sus obligaciones en forma más relajada y hasta eficiente si estuvieran “bien cog…”, me gusta más decir: “bien folladas”.

Si admitiéramos esta capacidad del producto de trabajo de la prostitución, se debería confeccionar algunas leyes, para que trate el poder legislativo, en el que se evaluara la posibilidad de que haya servicios gratuitos para los indigentes que no pueden pagar las tarifas de esos servicios…¿no?, ¿por qué hospitales y escuelas publicas sí y ámbitos para follar gratis no?.

Si entonces admitiéramos que lo mencionado constituye el producto de trabajo de la prostitución, con lo cual, a mi gusto, sí cerraría el círculo de los tres elementos que constituye el trabajo: medios de trabajo (calle, Dpto.; vestimenta; calzado; pinturas; juguetes sexuales; etc.), fuerza de trabajo (El cuerpo, o más específicamente las zonas que se necesiten usar de él para el logro del producto) y producto del trabajo (el ya descripto); basta! de llamarlas PROSTITUTAS o PUTAS; habría que llamarlas TRABAJADORAS SEXUALES, que, por otro lado es así como quieren que se las considere socialmente.

El término Prostitución no habla de trabajo, solo de actividad, en la que se brinda servicio sexual a cambio de un pago, pero también se usa para hacer referencia a algo que se corrompe, pierde su valor útil, por ejemplo: “mi termo de mate se corrompió de tanto usarlo para escribir este comentario en lo de Ana”.
Por ende, tiene también una connotación negativa, y a mi gusto, no creo que ningún trabajo se merezca un nombre que también conlleve una connotación así.

Las ventajas de ser consideradas Trabajadoras Sexuales, en caso de ser autónomas, es que podrían inscribirse en los organismos de recaudación de impuestos, a su vez les permitiría emitir facturas por su prestación, esto también las favorecería para gestionar créditos bancarios en caso de necesitar renovar vestuarios, colchones, camas, etc. y también agruparse en asociaciones o cámaras, tal como lo hacen los industriales, además, va de maduro, el fisco incrementaría sus arcas!.

En caso de ser trabajadoras asalariadas, es decir, trabajar para un hombre o mujer que explote su fuerza de trabajo a cambio del pago de su servicio (que bien podría ser o un sueldo fijo, o un porcentaje de lo que recauden), permitiría a el Estado tener un mejor control de los reales dueños de los medios de trabajo, y permitirles las mismas ventajas que a las independientes, tenerlas en “blanco”, haciendo sus aportes patronales y de obra social.
Por otro lado, aunque creo que esto sería más complejo, ayudaría a controlar el trafico de mujeres, o el secuestro de niñas para introducirlas en el campo de la prostitución infantil ya que tendrían que justificar el origen de sus operarias.
Y a ellas, constituirse en gremios o sindicatos, para pedir paritarias y discutir mejoras salariales, que, de no acordarlas, podrían tomar medidas de fuerza como huelgas de vaginas caídas!!!.

Bien, hasta aquí llegue con mi análisis y propuestas en caso de considerar TRABAJO a la prostitución.

Las que yo he atendido profesionalmente (por conflictos de pareja o desarraigo, ya que muchas vienen de países limítrofes), acá donde vivo, seguro se beneficiaría sobremanera, podrían quizás lucir tan hermosos atavíos como los de las chicas de la Página de Paula, ya que solo las he visto aquí con jeans raídos!.

Besos.
Rik.

PD: Parece que Agustín me contagió la letrogragia!

Ana dijo...

Ricardo!! me hiciste reir mucho! Espectacular lo tuyo. Nada que decir.
A vos no te pido un abrazo jacarandoso porque anónimo/a después se ofende.
O si mejor te pido. Por favor Ricardo mandame un beso o abrazo jacarandoso ( Agustín utiliza unos términos inefables)

PaulaVip dijo...

Hola a todos!!

Me temo que llego a esta entrada tarde, demasiado tarde, como para poder responder a todos los comentarios uno por uno. Así que, si me lo permitís, os copiaré la respuesta que le dí a Ana en mi blog y añadiré algo más, fruto de algunas cosas que he leído en vuestros comentarios.

Respuesta a Ana en mi blog:

“Estimada Ana
Nada más lejos de mi intención que mandar desde aquí un mensaje de idealismo sobre éste u otro trabajo. De hecho, ejercer la prostitución es tan duro como trabajar en cualquier otro sector. Sí es cierto, que desde nuestra libertad e independencia, es más sencillo que para otras compañeras que trabajan en condiciones muchísimo más desfavorables.

Los tabúes, los genera la sociedad. Nos viene impuestos. Es luchar contra molinos imaginarios. Claro que hay quien, orgullosa y sin miedo a lo que pueda perder, decide dar el paso y salir dando la cara. Son las menos, y por ellos mi más profunda admiración.
Ése es un lujo que aún me está vetado. La sexualidad aún en estos días, en donde la la información campa a sus anchas; se encuentra al alcance de grandes y pequeños, y es absolutamente asequible, sigue siendo el tema tema tabú por excelencia en el seno familiar.

Sólo hay que ver la controversia que ha causado en estos días, la ya casi posible adquisición por menores de la famosa píldora del día después. ¿Por qué hay tanta demanda cada domingo por la mañana de la ya famosa pastillita en los Centros de Planificación Familiar?
Deberían tener más que aprendidos los métodos anticonceptivos de los que disponen, y están a su alcance. Y sobre, y por encima de todo el uso del preservativo, para evitar contagios. Sin embargo, los abortos y los embarazos no deseados crecen alarmante año tras año.
Los jóvenes tienen a su alcance cuanta información precisan, pero no de quién realmente la necesitan oir: sus propios padres. Nosotros. Así pues, la cosa poco va a cambiar. El oscurantismo persigue al sexo, ya desde la infancia, en la niñez, en la adolescencia,, en la juventud, en la madurez…y nos persigue hasta el fin de nuestros días. Repetimos esquemas.
El otro día escuché a una chica de no más de 25 años, decirle a su prima, una niña de unos 14 años, que no debía usar tampax, que eran una fuente de infecciones. Y…antinaturales!!!
Toma ya! Y se quedó más ancha que larga!

El mundo de la prostitución permite, en muchos casos, abrir la mente a unos pocos, lo reconozco pero abrirla en definitiva, clientes que se arriesgan a querer aprender. Que reúnen el valor necesario y dicen -yo es que de esto, no sé nada, ¿me enseñas?- Y les ayudamos. A que aprendan a disfrutar y que lo que aprendan lo lleven a sus casas. Es una labor pequeña, minúscula más bien. Pero es cuanto podemos hacer. De ahí la importancia de los Colectivos y ONG´s que sí dan la cara y dan la información de primera mano a quien quiera escuchar, además de oir.”

Por supuesto que hay mucho de malo en este trabajo. Como en todos. No somos altruistas. Trabajamos por dinero. Como todo el mundo en su trabajo, exceptuando los voluntarios, lógicamente.
No deja nunca de sorprenderme, que un tema tan absolutamente al alcance en la vida diaria, es capaz de despertar tantas opiniones, y tanta controversia.
No se puede meter en el mismo saco a prostitutas (trabajadoras sexuales) que a sicarios. Por favor, a la hora de escribir debemos medir dónde y en qué modo juntamos palabras. Nosotras no somos delincuentes. Simplemente, ejercemos un trabajo mal visto por la sociedad.
Supongo que a nadie le gusta reconocer que su trabajo, consiste en limpiar las cloacas de su ciudad. Pero ese trabajo existe.
Sí hablo de algunas cosas que ocurren en este trabajo que no son precisamente agradables. Claro que sí. Claro que no hago apología de la prostitución. Pero si una persona, por circunstancias X, decide que su camino debe transcurrir por estos lares, hay que procurar que la educación y los prejuicios no la dañen. Y si lo hacen, que sea en la menor manera posible.

Hay soledad en este trabajo. Porque no puedes compartir. Y la soledad, cuando no es deseada, es mala compañera. De ahí que se procure siempre tender una mano amiga, a quien pueda precisarla.
Nada es bueno o malo. Como nada es blanco o negro.

Ana, me ha encantado tu blog. Me parece ameno, divertido e interesante. Tu manera de exponer los temas, es diáfana y directa. Tus contertulios,, todo un lujazo en claridad de mente, ideas, educación y respeto por los demás.
Mi más cordial enhorabuena!!!!
Paula

Ana dijo...

Hola Paula!
Antes que nada, contarte que no puedo entrar en tu blog, me rutea a otro sitio, que no abre.
Gracias por pasar y responder por acá.
Me parece básico lo que has escrito. No puede una sociedad ser tan hipócrita de intentar ignorar a quienes realizan determinados trabajos. Tampoco ignorar el efecto de la sexualidad que el hombre porta.
Creo, estimada Paula que lo importante de marcar es que las prostitutas no inventan la prostitución solamente la ejercen.
Un beso grande.

Anónimo dijo...

Bonjour ana-guev-log.blogspot.ru. J'ai trouvé votre site Web via Google tout en recherchant une affaire semblable, votre site web arrivé ici en place. Il semble bon. J'ai un signet dans mon google bookmarks de revenir plus tard.