miércoles, 7 de octubre de 2009

DESPUES DE LA MUERTE DE DIOS.

"¿Que importancia presentan la belleza y la armonía para el condenado a muerte, para el hombre que corre entre muros que se derrumban tratando de salvar su vida?”.
H. Hesse. Pequeños retratos autobiográficos.

Después de “la muerte de Dios” - F. Nietzsche - ha habido en el hombre una especie de pensamiento circular sobre el tema de su destino o de su “no destino”, “el absurdo” de Camus en el mito de Sísifo, por ejemplo. Nos volvemos obsesivos, nos quita espontaneidad para disfrutar plácidamente de las cosas sencillas.
De cualquier modo hay  una especie de barrera de espanto que se traspasa en algún momento, en donde la aceptación de lo inevitable llega, no se lucha ya más en contra de eso, ya no hay falsas expectativas, la angustia baja los decibeles y se comienza a disfrutar de nuevo, el aquí y ahora.

Con tantas barreras derribadas y con tantos muros caídos hay siempre un fondo de escepticismo en todos los pensamientos; una leve tintura; un oscuro de base; un criterio de realidad extremo, que permite, en última instancia disfrutar sin límite cada momento, porque solo en la oposición de los conceptos vida-muerte y en su armonía reside la tolerancia de entender la aniquilación de uno como individuo y la necesidad de sufrimiento, sufrimiento dado por la conciencia humana del seguro final.

12 comentarios:

odio el colegio dijo...

¡muy buena!

ODIOELCOLEGIO

the godfather dijo...

TENES TODA LA RAZON MA, YO ESCRIBI UN COMENTARIO SOBRE ESO, ¡TE AMO!





WWW.THEGODFATHER-BLOG.BLOGSPOT.COM

SIL dijo...

/ ... un oscuro de base; un criterio de realidad extremo, que permite, en última instancia disfrutar sin límite cada momento, porque solo en la oposición de los conceptos vida-muerte y en su armonía reside la tolerancia de entender la aniquilación de uno como individuo y la necesidad de sufrimiento.../


QUEEEEERIDA, QUE CACHO DE POST !!!
ME SALIÓ DEL ALMA.
FABULOSO.
APLAUSOS.
UN ABRAZO GIGANTE, ANA.

LUNA dijo...

Ana, una entrada magnífica, muy del estilo Ana-guev....
Sin ánimo de filosofar, te puedo simplemente contar mi vivencia sore la muerte.
Cuando aceptas como algo natural la muerte, cuando sabes que está ahí, pero ni la buscas, ni te incomoda, dejas de temerle.
Que habrá después?
Lo mismo que antes de nacer...No me acuerdo!!!!Me dá igual.
Lo importante es aqui y ahora.
Como leí una vez a Ricardo Musso: Cuando ella llegue, yo no estaré.
Un besito enorme, Reina mia.

Ricardo Musso dijo...

Hola Ana!

A este tipo de cosas me referí en el artículo de “EL SUICIDIO” cuando mencioné que muchas personas sustentan ese acto irracional (exclusivo de la especie humana) bajo estas premisas filosóficas, solo que omití citarlos para no molestar a nadie.

Si hay algo de positivo en el individuo analfabeto es que - aunque sufre las vicisitudes de la vida cotidiana, pero también disfruta de lo que para muchos son “pequeñas cosas” – esta exento de ponerse a pensar en estas (perdón!) boludeces a partir de leer sentencias y noticias como la de: Dios ha muerto!!!.

Claro esta que es inaudito ser analfabeto existiendo tanta bibliografía que le permite obtener consciencia sobre la desigualdad en el mundo, entender las disfrazadas reglas del juego sobre las que está parado, prepararse para modificarlas, generar expectativas de vivir mejor, y hasta utopías…, aunque solo le sirvan para caminar!.

Sufrir…, es inevitable; intentar dejar de sufrir…, es racional desde cualquier punto de vista (incluso el filogenético); pero preguntarse acerca de el sentido de vivir…, es una pérdida de tiempo!

Me gusto esto che!
Besos
Rik

PD: Ahora que acabé (con protección eh!) me tendrás más seguido por acá!

Isabel Estercita Lew dijo...

Ana querida, hoy me siento tan lejos de hacerme cualquier cuestionamiento sobre la vida, la muerte y dios. Solo tengo ganas de disfrutar cada día, y luchar con mis armas tan chiquititas para que todos puedan hacerlo.
Como bien recuerda Luna que lo leyó en lo de Mussito, cuando ella llegue, yo no estaré

Besotes pebeta

Estercita

Isabel dijo...

Todo se puede remediar, menos la muerte. Venimos con ella puesta, así que cuanto antes tengamos conciencia de ello antes podremos disfrutar de lo que tenemos. Besos.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amiga Ana:

Pienso que de aquí a no más de 50 o 100 años seremos capaces de regenerar todas las células y todos los tejidos y órganos del cuerpo del ser humano. Es curioso conseguir estos logros antes incluso de poder dar alimento, seguridad, libertad y democracia a todos los ciudadanos que pueblan este mundo.

Al final conseguiremos las dos cosas, lo único que hace falta es que tengamos confianza en nosotros mismos y no estemos esperando siempre algún liberador o libertador del que demandemos que haga las cosas por nosotros.

Recibe un abrazote amiga.

Amigo de la Dialéctica dijo...

En definitiva, muerto Dios ha de vivir el Ser Humano. Venceremos a la muerte y venceremos el enorme miedo que tenemos a asumir Nosotros Mismos y sin intermediarios, el poder, el autocontrol de las cosas.

Otro abrazote amiga.

Ricardo Musso dijo...

Buen día Ana!!!

Acá, en nuestro país, son las 6.45 de la mañana. Se acaba de aprobar la nueva Ley de Radiodifusión.

Hace meses te dejé en un comentario que esto se venía, y que iba a ser muy duro conseguirla por los grandes intereses económicos (e ideológicos) que estaban en juego, pero se logro!!!.

Lástima que sea tarde porque podría haberse podido avisarle a F. Nietzsche que Dios…, no ha muerto!!!; ¿o vos pensás que habrá sido el Diablo en que anduvo metido en el tablero de votaciones del Senado?.

Que se yo…, vamos a ver?

Mandate una entradita sobre esto che!!!

Besos.
Rik

Marcelo dijo...

Brillante Ana! Y me dejaste dando vueltas ideas en la cabeza. Te tendré informada!
Un beso
(Gracias por esa joya en forma de poesía perfecta)

Ricardo Musso dijo...

¿Qué pensás hacer de tu vida Ana?

¿Andar dejando comentarios por ahí y por acá, y en tu entrada “mutis por el foro”?

Allá te deje un comentariado (a vos y a todos!) sobre el tema sexual y sobre lo que pienso de esta nueva Ley de Radiodifusión!.

Si tenés un rato (pero un rato eh!) pasá a leerlo!

Re-besos!
Rik