lunes, 16 de agosto de 2010

¡Al diván! Remake

 

Estaba charlando ayer con un amigo que se creyó la sanata progre de este gobierno, estaba desazonado, se creyó, como muchos otros que este era un gobierno"progre", se desilusionó. Pero lo llamativo es que acá están desilusionados los que creían que era progre, los que temían que fuera demasiado progre, los que creimos siempre que de "progre" no tenía nada. Parece que ciertas medidas tomadas, a mi ver, para crear una cortina de humo, produjeron su efecto, mucha gente creyó lo que no era y no se reparó en lo que sí era.
Se logró por ejemplo una movilización masiva en el país de apoyo a la derogación de la 125, sin precedentes, con semejante movilización no se logró nada productivo para el país.
Quienes tenemos larga historia de marchas y movilizaciones nos hemos dado cuenta de que las movilizaciones no producen efecto sobre los gobiernos peronistas, que portan el "aparato" del poder, dijo muy bien el Sr D´elia que el peronismo tiene la heterodoxia suficiente como para incorpar entre sus filas a El Sr Aldo Rico, decía "el general" que los "ladrillos también se hacen de bosta", maravilloso ejemplo de que en el pejotismo todo vale, no hay reglas, lo que parece una medida progre y estatista como privatizar las AFJP, es  una metida de mano en la lata, otra vez, cosa que confunde, porque los que siempre sostuvimos que las jubilaciones, la salud, la educación etc, etc, deben estar en manos del estado no sabemos si ponernos contentos o agarrarnos la cabeza con la posibilidad de que un gobierno en donde cualquier cosa vale "agarre" todo ese dinero de los afiliados.... bueno, en realidad sabemos: nos agarramos la cabeza y todos a la plaza de nuevo. Y con la inseguridad....todos a la marcha de nuevo.... y allí es donde comenzamos a reaccionar por oposición, cosa que personalmente detesto, pero parecería que no hay otro remedio. Ningún remedio funciona. Este es un paciente resistente.

A estas alturas deberíamos sacarnos de la cabeza los Argentinos que para tener una democracia alcanza con votar y con concurrir a marchas, aunque confieso que amo las marchas - es ejercer la democracia en forma directa - pero no podemos pasarnos de marcha en marcha, porque también las marchas, COMO TODAS LAS CUESTIONES GRAVES QUE NOS ESTÁN SUCEDIENDO SE VACIAN DE CONTENIDO y pasan a ser parte de las curiosidades de Buenos Aires. Se institucionalizan las protestas: el miércoles le toca a una, a la misma hora la opuesta en la otra plaza; o lo que es peor pasan a ser parte de las noticias de tránsito. Se nos informa en el mismo tono monocorde: el accidente que  le costó la vida a 3 personas; la marcha del Sindicato Único de Obreros de la Masturbación Grupal  en la calle Lima al 400 lo que paralizará el tránsito en la zona por 4 horas; el vuelco de un camión que transporta naranjas en la General Paz y aplastó a un motociclista; mueren 8 niños por día por desnutrición. Se mezcla horriblemente la visión de algunos obscenos líderes sindicales, con los trozos de cadáveres de las víctimas de la emergencia vial que estamos viviendo, con los brokers de Wall Street en situación de stress.
La corrupción enquistada en los sindicatos maravillosos que supimos conseguir, en casi todas las instituciones y en toda la sociedad diría; el relajamiento del concepto de ESTADO, que el mismo Estado promovió; el aporte de los medios de comunicación y el gobierno a la confusión general, hace que los ciudadanos nos quedemos inermes, sin posibilidades de acciones válidas para defendernos a nosotros mismos. Y como consecuencia, lo realmente grave es que se pierda la posibilidad DE DISCRIMINAR LO QUE ES PRIORITARIO DE LO QUE NO LO ES, que se pierdan de vista situaciones desesperantes entre el fárrago diario: la salud pública destrozada; la educación en igual estado; la pobreza de mal en peor; el remate descarado de las riquezas naturales en aumento. Sin cuestionar fuertemente estas cuestiones básicas NO PODEMOS DISCUTIR OTRAS.

No hay caso, en un país donde hay mucha gente que vive por debajo del umbral de la pobreza, en un paìs con la extensión de la Argentina y la escasez de población más la capacidad que tiene este país de producir alimentos, que se mueran Argentinos de hambre es inadmisible, como es inadmisible que en el territorio nacional los médicos hagan paro porque la salud pública está en emergencia, o que lo hagan los docentes porque no hay presupuesto suficiente para educación, para mencionar algunos ejemplitos.

Con esta perspectiva ¿ Será votar con conciencia nuestra única posibilidad para que nuestro país adquiera algún rumbo, que desde que tengo noción, no tuvo? ¿Alcanza con votar? Estoy convencida de que no. ¿Alcanza ejercer la democracía en forma directa? Estoy convencida de que no.

¿Podremos los Argentinos alguna vez identificar nuestros problemas más urgentes e intentar resolverlos?
Creo que todavía no arribamos a un buen diagnóstico ¡ Cómo vamos a saber cual es el tratamiento !

Recuerdo los objetivos mencionados en el Preámbulo de la Constitución, de machete nomás:
"Con el objeto de:
  • constituir la unión nacional,
  • afianzar la justicia,
  • consolidar la paz interior,
  • proveer a la defensa común,
  • promover el bienestar general,
  • y asegurar los beneficios de la libertad."

Bien, gracias.