martes, 15 de marzo de 2011

Los hombres deben estar locos. Energía nuclear .

Víctimas del desastre nuclear de Chernobyl.

7 comentarios:

LUNA dijo...

¿Ceguera voluntaria?
¿Ceguera necesaria?
-No hay más ciego.....

Besitos, me alegro en verte otra vez...
Te echaba de menos.

Ricardo Musso dijo...

Hola Aniuska

Si el hombre estuviera loco, elegiría por otro tipo de energía que la Nuclear.
Creo que es peor su diagnóstico, yo lo categorizaría como Psicópata (en un grado no sicótico), por lo menos en los que detentan el poder en el planeta.

Sus acciones, muchas veces, involucran para mal a su entorno (huelgan los ejemplos con tus fotos); no solo a las personas afectadas, sus familias y la sociedad en su conjunto, sino también a los Organismos de Salud; a las arcas de los Tesoros de los países para atender las enfermedades que ocasionan sus decisiones; Organismos Internacionales como la Haya (que se la pasan por el…); etc.; etc.; etc.
Y lo que más los caracteriza, es que NO SIENTEN CULPA POR ELLO.

Me alegro de verte nuevamente.

Besos a todos, es especial a vos!
Rik

Malo Malísimo dijo...

¿Locos? No...locos no, gilipollas, imbéciles, idiotas...ad infinitum

Fernando de la Riva dijo...

Hola Ana!!
Me alegro mucho de saber de ti, después de este tiempo de silencio. Yo también te echaba de menos.
Tu entradas y tus fotos combinan muy bien con las escenas dantescas del Japón que vemos en la tele.
Cualquiera se daría cuenta de que son demasiados los riesgos. Pero los fanáticos del crecimiento siguen empeñados en que la demanda de energía obliga a asumir esos riesgos. Todo menos aceptar que el sistema ya no da más de si y hay que cambiarlo.
Como dice Zizek, "parece increible, pero nos es más fácil imaginar la destrucción del mundo que la del capitalismo".
Un fuerte abrazo

Alfonso Vázquez dijo...

sin embargo no estamos dispuestos a cuestionar lo más mínimo nuestro devastador estilo de vida, dilapando energía

alfonsovazquez.com

Temujin dijo...

Con permiso, solo dejar un video vergonzoso.Un saludo.

Juan Poz dijo...

¡Bienregresada! Compartiendo, estoy seguro de ello, una misma posición crítica y un mismo rechazo moral hacia la preeminencia del negocio sobre la relativa seguridad de personas y sociedades, discrepo, no obstante, sobre el hecho de que, por aterradoras que sean, las imágenes nos ahorren las palabras. Sean lo terribles que sean las imágenes, sólo a través de la palabra es posible formarse una opinión y un criterio moral. Sé que cuesta articular el discurso frente al horror, pero si se "lee" la aventura humana sobre el planeta no cuesta llegar a la conclusión de que el riesgo forma parte de la especie, del mismo modo que la necesidad de la propiedad, como muy bien nos ha recordado que decía Zizek. Las rebeliones, sobre todo de jóvenes, en el norte de África tendrán muchas interpretaciones, pero, producidas a través de las "redes sociales" y a partir de persoonas con cierto nivel de conocimientos, es indudable que en el impulso rebelde ha tenido mucho que ver la aspiración -quizás insensata, ¡pero humana!- a lograr niveles de desarrollo, de bienestar, de democracia, de libertades a los que, en este otro lado de la realidad, y conociendo la corrupción política, quizás ya, por dados, ni les prestamos atención. En fin, no deja de ser un debate complejo en el que nos movemos, segun qué países y sociedades, en direcciones distintas: nosotros queremos regresar a la austeridad e impugnamos el progreso geométrico; ellos aspiran a tener, por primera vez en su historia, un Estado del bienestar...