jueves, 7 de abril de 2011

Vuelvo a historizar.

Vengo desde hace tiempo con la historización, la precariedad de su veracidad y la convivencia de varias historias transversales en un mismo tiempo y lugar, situaciones todas, que se ponen de manifiesto muy particularmente desde hace unos años, cuando los medios de comunicación toman un auge determinante en la construcción de la historia.
Este modo de “hacer historia”, de “generar” la historia, que conviene a ciertos y determinados grupos, es a la vez individualizante y totalizante, siguiendo a Foucault - ...“Creo que en la historia de las sociedades humanas, -incluso en la antigua sociedad china- nunca ha habido una combinación tan tramposa en la misma estructura política de las técnicas de individualización y de los procedimientos de totalización”- podemos observar un aparato de producir demanda, que a su vez modela individuos - individuos estos, atravesados por la misma información emanada de los medios de comunicación que son afines al poder , impartida la educación por docentes o asistidos por profesionales, que sufren igual proceso - dentro de un rango...dentro de ese rango se escribe la historia.
Conjuntamente con la individuación generada, se estimulan mecanismos de competitividad que deja solos a los individuos, les mutila la capacidad de solidaridad, de identificación con otro que sufre, o que goza, los des-moviliza. Pero simultáneamente este modo relativamente nuevo de hacer y generar historia; de intentar homogeneizar el pensamiento y abolir las diferencias culturales; de vaciar la riqueza de la diversidad, estimula el opuesto: el pensamiento anarquista, anti-autoritario, las luchas del hombre común por mantener su modo de vida, la resistencia secreta y subterránea - que toma la forma de un síntoma - del hombre para que no le arrebaten su tradición, su pasado, su cultura, su esencia, sus lazos sociales y afectivos. O en todo caso, en un país como el nuestro, la lucha para que se nos permita armar una historia, incluyendo todas aquellas de las que nos hemos nutrido, todas las historias que convergen en las nuestras.
En fin, nos bombardea " la historia oficial" pero emergen acá y allá distorsionados por la subjetividad, los diferentes planos del discurso no oficial, las historias del hombre común.
A pesar de estos mecanismos, o justamente a partir de ellos, otra historia se sigue escribiendo, se “escucha un rumor “ un sordo ruido, un malestar, una irritación; a pesar de los pesares y de los intentos de totalización, el hombre parece estar alerta....

15 comentarios:

SIL dijo...

Estamos alertas...
La pena es que no TODOS.

Maravilloso Ana, poco que agregar, excepto remarcar que esos efectos colaterales (estimular el opuesto) es un mal nacional, arraigado, enquistado, crónico, que mientras genere tantas divisas y coseche poder, no podrá extirparse.

PD: la nota de regalo del link me da ganas de cantar Taki Ongoy de Heredia, todo completito.

Gracias, Abrazo infinito

SIL

Javier dijo...

Noto un indudable deseo de creer y un acto de manifiesta esperanza cuando dices el hombre parece estar alerta.... Pero, escéptico como soy, y descreído impenitente, dudo mucho de que sea realmente así. La humana especie más parece rebaño blando que animal atento a sus sensaciones. Adormecidos convenientemente, narcotizados por el poder sublime del capital, permanecemos a la espera, como casi siempre, en cualquier momento de la Historia, del hachazo definitivo que nos congele la sangre.

Y, sin embargo, a pesar de tantos golpes recibidos, aún continuamos esperando el siguiente, impasibles mientras vemos caer destruido al amigo, al vecino, al otro que está a nuestro lado. Da igual lo que digan los historiadores y los demagogos, los filósofos y los ideólogos, da igual... porque todo sigue igual. No somos el hombre sino el bárbaro a quien poco importa matar o morir.

Las distintas escuelas historicistas han tratado siempre de explicar los acontecimientos del pasado según postulados y planteamientos posteriores a los sucesos, de la misma forma que las corrientes filosóficas tratan de explicar la esencia del hombre recurriendo a sus valores metafísicos, pero jamás lograron predecir el hilo conductor que la Humanidad seguiría, pues para ello no se necesita ser historiador, ni político ni economista, tan sólo se requiere tener sentido común: vamos hacia ninguna parte.

Pesimista estoy, Ana, te presento mis excusas. Quizá mañana me habría manifestado de otra manera, pero escribo ahora, e incluso esto, cuando lo leas, ya será historia.

Un abrazo.

Ana dijo...

Javier: escéptica soy, también, pero creo que hay algunos ejemplares de esta especie dispuestos a dar batalla, siempre los hubo y los habrá, hasta que nuestra especie se extinga o continúe evolucionando. Mientras tanto el placer estará en la lucha, en la cotidiana lucha....hacia ninguna parte.
Un abrazo.

Ana dijo...

Sil rubia linda: No, todos no, como le escribía antes a Javier, pero habrá siempre algunos.
Abrazo

Nestor Zawadzki dijo...

Leí hace unos días un trabajo divulgado por Medscape sobre los beneficios de la meditación (Meditation Improves Endothelial Function in Metabolic Syndrome.
American Psychosomatic Society (APS)69th Annual Scientific Meeting: Abstract 1639. March 10, 2011.en http://www.medscape.com/viewarticle/739296?sssdmh=dm1.674284&src=nldne)
No pude dejar de hacer asociaciones y entre ellas pensé en el tema que introducís acá.
Se me ocurre que esta manera de historizar se volvió metodicamente irreflexiva. Creo que estamos perdiendo el hábito de la reflexión. La saturación mediatica y consumista nos abruma y nos convence de la futilidad del pensamiento, de no ejercitar la habilidad de elegir lo mejor, lo prioritario, lo que nos beneficia individualmente y como comunidad.
Asi como la comida chatarra se prepara en dos minutos y se come caminando, el alimento intelectual se ha "fastfood-izado". Se saturan ciertos sentidos y se exageran algunos sabores para evitar pensar en la calidad o el origen, mucho menos en las consecuencias.
Tampoco hay planes de estudio que favorezcan el pensamiento crítico.
Hace poco quedé pasmado cuando la directora de la maestria en educación médica que estoy haciendo me decía que no podemos cortar la vocación del alumno que llega al final de la carrera y demuestra no poseer conocimientos basicos de la misma... Lo peor es que estabamos hablando sobre evaluación de habilidades.
Una sinusoide o un circulo podrían ser dos imagenes de una espiral, dependiendo de la ubicación del observador. La historia debería rescatar todas las imágenes posibles para darnos una idea aproximada del objeto original, construcción intima que dependerá de las historias individuales.
Besos

Clara dijo...

La Historía con esa vuelta de tuerca de explicar el pasado desde el presente...;señalizar solo las
autovias y obviar otros caminos.
Hoy estoy optimista,me quedo con la capacidad de reaccionar,de cambiar y de plantar cara.

Isabel Estercita Lew dijo...

Ana querida, hemos vuelto, vos a historizar, y yo de Brasil.

Creo que nos debemos un café o una caipi, que te parece?

Como ya escribí alguna vez, realmente estoy convencida de que hay un río subterraneo que aunque provoque pequeñas olas que pocos notan, se han corrido hace rato de la historia oficial y de la información hegemónica del poder. Apuesto y me sumerjo en esta oleadita pues aunque la esperanza ande devaluada, puedo sentirla y me hace bien.

Besotes muchacha

Estercita

Ricardo Musso dijo...

Querida Ana

Pareciera el mejor recurso que lo historiadores han utilizado para reconstruir el pasado y describir sucesos de otras épocas, desde el descubrimiento antropológico de los papiros, son las páginas redactadas por las personas que vivieron en otros períodos.

Hoy los registros son mucho más amplios. No solamente existen los periódicos que, como La Gaceta narraron parte de nuestra historia, sino que además existen los videos de programas televisivos, registros magnetofónicos o digitales de las cosas que se dicen en los radiales y otros, no menos importantes, que son las redes sociales como Blogger, Facebook, Youtube o Twitter (entre otros) que segundo a segundo nos cuentan qué sucede en algún lugar del planeta.

Yo tengo la percepción que pocas veces en la historia de los comunicadores sociales de nuestro país, éstos han contado tan poco de la “historia oficial” como hoy en día.

Excepciones como las que dejaste en tu link, nos permiten conocer algunos errores que comete el poder, y que serán necesarios modificar en una próxima gestión que, indudablemente, atravesaremos a partir de las próximas elecciones de 2011.

Los historiadores que intenten reconstruir esta última década, se verán en “figurillas” si solo se guían por la prensa escrita, radial o televisiva actual, y no consultan éstos otros medios de contar la historia. O si no recurren a la Web y también tienen en cuenta publicaciones como ésta que hiciste en tu sitio, los comentarios de varios de tus amigos, y el mío inclusive.

TANTO SE MIENTE, SE MIENTE, Y SE MIENTE en estos momentos por los monopolios comunicacionales, que solo se podrá contar una historia real de esta manera.

Incluso si tienen en cuenta lo que abajo te trascribiré.

Ahí va….

Ricardo Musso dijo...

El lingüista Noam Chomsky elaboró la lista de las “10 Estrategias de Manipulación” que se utilizan, a través de los medios, para arrearnos:

1. La estrategia de la distracción

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. “Mantener la atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar.

"El terror se basa en la incomunicación y el aislamiento " (Rodolfo Walsh)

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones

Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: Dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana (delincuencia), u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de estrictas políticas y leyes de seguridad en perjuicio de su propia libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales, privatizaciones y el desmantelamiento de los servicios públicos.


Sigue..

Ricardo Musso dijo...

3. La estrategia de la gradualidad

Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos (como se viene haciendo con ciertas privatizaciones). Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado de bienestar mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes. Tantos cambios que hubieran provocado una revolución si se hubiesen aplicado de una sola vez.

4. La estrategia de diferir

Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa, pero necesaria” (como la actual reforma a la edad de las pensiones del gobierno y la oposición española), obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “después de esto todo irá a mejor y el sacrificio podrá ser evitado”. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad o enfermos mentales

La mayoría de la publicidad televisiva dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y una entonación particularmente infantil, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más grande sea el engaño al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantil. ¿Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos años de edad"

6. Utilizar el aspecto emocional más que reflexivo

Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar shock, una suerte de corto circuito en el análisis raciona y finalmente al sentido crítico de los individuos. (Ejemplo mostrar una y otra vez a víctimas de un desastre, un atentado o de una crisis económica, para utilizarlas como justificante y así llevar a cabo “Decisiones impopulares, pero necesarias”) Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones o inducir determinados comportamientos

"El arte de nuestros enemigos es desmoralizar, entristecer a los pueblos. Los pueblos deprimidos no vencen. Nada grande se puede hacer con la tristeza" (Arturo Jauretche)


Sigue…

Ricardo Musso dijo...

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad

Hacer que el público sea incapaz de comprender las técnicas que influyen directamente en él y los métodos utilizados para su control y esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible con el acceso a la menor cantidad de información verdadera, de forma que la distancia de la ignorancia que se planea entre las clases inferiores y superiores parezca, sea y permanezca inalcanzable para las inferiores"

“La mayoría de los profesores enseñan hechos, los buenos profesores enseñan ideas y los grandes profesores enseñan cómo pensar” (Jonathan Pool)

"La ignorancia es el peor enemigo de la civilización, y la ignorancia suele ser, en sus efectos, tan malvada como la propia maldad" (Eugenio María de Hostos)

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad

Promover al público a creer que es “La moda” ser simple, estúpido, vulgar e inculto. Instando a tratar como a “Bicho raro” a quien piensa más de la cuenta. ¿Irónico no?

9. Reforzar la auto-culpabilidad

Hacer creer al individuo, que él es el único culpable de su propia desgracia, por causa de su poca inteligencia, mínimas capacidades, o de su insuficiente esfuerzo. Así, en lugar de rebelarse en contra del injusto sistema económico en el que vive, el individuo se auto-desvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción.

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.

En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las élites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “Sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder de manipulación y utilización de los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

Tomado de Docuselrond


Disculpá lo extenso de este comentario.

Besos.
Rik

Malo Malísimo dijo...

Ana... cada vez veo más tu denuncia por distintos foros. En sentido genérico logicamente, cada uno le da un enfoque pero en el fondo es lo mismo. He estado tentado de contestarte lo mismo que te respondí en mi bitácora cuando hablamos del juego del Monopoli pero despues he recordado que llevo un par de meses con un Seminario muy curioso en todos los sentidos, trata sobre la Estupidez y poco o poco vamos definiendo y redefiniendo conceptos una de las primeras cosas que nos ha quedado claro es el nihilismo dominante en la sociedad, la ausencia de principios, y eso, no es bueno. Te decía que el Seminario es curioso...muy curioso, tenemos varios Catedráticos de la Univerdisad, de Institutos, algún literato, el 95% son o fuimos universitarios y el más joven soy yo...que tengo 51. ¿Qué le ocurre a las generaciones más jóvenes?

Ana dijo...

Piru Si bien el escepticismo me asalta habitualmente, no puedo dejar de ver, y acuerdo con Ricardo, Clara y Estercita en que ésta es la era de mayor profusión de información, cosa que confunde y "foodfastiza" por un lado, pero permite también que queden registrados los disensos, los ríos subterráneos, las individualidades y los acuerdos, permite que personas que viven en diferentes sitios mantengan un intercambio, que TODOS nos demos cuenta que TODOS estamos siendo estafados, Malo en otro momento no hubiéramos tenido la certeza vos allá y yo acá de que estamos sufriendo las consecuencias de los mismos manejos, de iguales manipulaciones, eso es más que importante y nos permite, de este modo, derribar mitos. Me encantó lo de señalizar sólo las autovías y obviar otros caminos que menciona Clara, totalmente, está buenísimo poder pensar en meterse por los atajos.
Antes de la era de explosión de las comunicaciones podía haber monopolio, ahora también lo hay, pero poco a poco - espero y deseo - vamos saliendo del "sueno", El "sueño americano" no es tal, un desocupado del primer mundo sufre similares privaciones a un desocupado del subdesarrollo, claro que hay países tremendamente sumergidos en la pobreza, grupos humanos en condiciones infrahumanas, pero ésto ahora se denuncia...es algo más.
Malo Yo no sé si los jóvenes deberían reaccionar más que los mayores, por lógica los que debemos hacerlo somos nosotros, los mayores, los que tenemos la experiencia, los que hemos vivido una y otra manipulación, por qué no? porq ué debemos ser necesariamente moderados, por qué no hacerles ver que se debe luchar para cambiar algo, lo que está en nuestras manos cambiar...después de todo dar batalla es interesante no? De otro modo la expectativa de vida de la especie humana se habrá prolongado para nada....jeje.
Riki acuerdo completamente con los puntos de Noam Chomsky, acuerdo con él, me gusta, tengo acá delante mío, en papel "El miedo a la democracia" dice: " Bernays expresó el punto básico en un manual de relaciiones públicas en 1928 " la manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizadas de las masas es un elemento importante en una sociedad democrática"...son las minorías inteligentes las que precisan recurrir contínua y sistemáticamente al uso de la propaganda"..." Las minoría inteligentes comprendieron hace mucho tiempo que ésta es su función . W Lippmann describió una "revolución" en "la práctica de la democracia" cuando "la fabricación de consenso" se ha convertido en un arte altamente consciente y en un órgano regular de gobierno popular"...
Yo creo Riki que "los unos y los otros" abusan de la propaganda, ejem los unos y los otros no son casi lo mismo??
Estercita de vuelta!! si!! nos ponemos de acuerdo y nos vamos al restó brasileño a tomarnos una caipirinhas, dale! nos escribimos por mail ok??

Abrazos a todos.

Ana dijo...

P.D: ésto parece una charla de sobre-mesa...de mi parte parece que ya me hubiera tomado las caipirinhas...

Juan Poz dijo...

Contra el sistema se puede luchar individualmente y conseguir resultados, más o menos aceptables y salvificos, pero si pretendemos darle una dimensión social a esos resultados aparece, entones, la mejor defensa del sistema contra ese ataque: el decálogo perfecto de Chomski. Unamuno hablo de la "intrahistoria" como fenómeno opuesto a la Historia, con esa mayúscula que parece un "vade retro" a la verdad y un "wellcome Home" a la reescritura interesada de la misma. He seguido con interés la reflexión acerca de la pluralidad atosigadora de fuentes con las que convivimos. No es un avance ciertamente: todas esas fuentes sonando simultáneamente sólo crean ruido y generan orgullo. Y el canon siempre ha existido, y cambia poco, la verdad. Otra cosa es que círculos de personas afines vayan ensanchándose y creando canales de articulación de su acción. Pudiera ser.
El otro leí una propuesta insólita pero muy significativa de los derroteros por donde puede ir la acción social. Se trataba de crear un nuevo partido, el PPC (Partido de las Cuentas Claras), cuya aspiración no fuera la de gobernar, sino la de fiscalizar hasta el último céntimo público y seguirles, a esos dineros públicos, sus asendereadas vidas.