domingo, 29 de septiembre de 2013

El sujeto infordado.

Estoy usando un neologismo, infordación sería el resultado de la condensación entre el significado de dos palabras: información e inundación.

Sabrán disculpar que soslaye todo recurso neológico clásico.

Tal como sucede con el agua, la información nos permite vivir, el traspaso de información de generación en generación nos permitió introducirnos en la historia, nos permitió acceder al sedentarismo, pudimos reconocer los ciclos de lluvias y sequías, pudimos relacionar información, experiencia y utilizando la razón accedimos al conocimiento.

Pero tal como el agua desbordada - que irrumpe y arrasa desvastando campos y arrastrando consigo animales, sembrados, y poblaciones enteras - la información desbordada genera similar efecto en el pensamiento.

Estamos asistiendo a la infordación del sujeto.

5 comentarios:

Malo Malísimo dijo...

Ya estamos Ana, ya estamos. ¡Y Yo que quería enterarme de las cosas!
Como dijo alguien, "El Secreto mejor guardado es el que está a la vista de todos" y si además todos saben algo...mejor para que nadie sepa nada. ¡Así nos va, como en el Tango de Discépolo!

Marta Domínguez Senra (Ming) dijo...

Querida Ana, ¡añoro tanto las conversaciones sin rumbo y sin prisa, las largas tardes de lectura y hasta aquella inocencia con la que me asomaba a la información!

Ana dijo...

Cierto es, añoro también aquellos tiempos en donde con los brazos rodeando las piernas plegadas, escuchábamos música o charlábamos horas y horas...elucubrabámos tonterías, imaginábamos situaciones...imaginábamos...no se imagina ahora, toda imagen está afuera, viene desde afuera y nos inunda. No hay cerebro que pueda procesar semejante cantidad de estímulos. Bueno, es posible que en mi caso sea la edad...
Un abrazo

Javier dijo...

Hay que mantener a la bicha alejada de la comida, Ana. Y, para lograrlo, nada mejor que hacer caso omiso, oídos sordos o, simplemente, apagarlo todo...; al menos durante una temporada. Y es que, a este paso, lo único que nunca se satura es el ego.

Un abrazo

jordim dijo...

La información ahora es poco más que una palabra, un sistema de creéncias...