miércoles, 13 de agosto de 2014

Fondos buitres. Poder. Argentina 2014.

El tema de que el mundo está manejado por una docena de tipos forma parte del mito urbano.

En algún momento había rey, presidente o zar, digo, una figura visible que ostentaba el poder. Si bien en algunos países sigue habiendo rey, es claro para todos que el rey o reina cumplen una misión que no es la de ejercer el poder real. Avanzando la historia fuimos viendo que el poder lejos de estar centralizado en una figura gira en torno a una figura o grupo de ellas que representan, en la democracia, el poder popular delegado. Pero el poder fue mutando mientras nosotros obsesivamente diseccionábamos la historia para entender mejor a que clase de poder estábamos sometidos. Cuando levantamos la mirada para ver finalmente la cara de quien decide por nosotros nos encontramos solos y encerrados.

Como llegamos a este estado de cosas? Cómo llegamos a encerrarnos y aislarnos para protegernos? Qué poder se abatió sobre nosotros que logró reducirnos a autómatas mientras levantabámos la bandera de la libertad?
En este auto recorte de libertades, en esa complacencia con quien nos oprime, en esa empatía con quien nos tortura está la clave de nuestro sometimiento. El poder sería el arte de disciplinar los cuerpos al decir de Foucault y el arte además de producir deseo, pero no cualquier deseo si no un deseo que se comercie, un deseo que tenga precio. El deseo sin precio no es deseable para nosotros.
Somos los amos de nuestra esclavitud, encargados de nuestra tortura. No son necesarios los verdugos, los individuos hacen fila para torturarse pagando sumas estrafalarias a sus verdugos, quien  ha visto una implantación de prótesis mamarias entiende de que estoy hablando. Los oscuros y cotidianos agentes del poder han logrado lo que en otras épocas necesitaba de ejércitos enteros: el sometimiento del individuo por si mismo a dioses - que ya no son el buen Dios de las escrituras ni siquiera la tiranía de la naturaleza - sino una abstracción, un ideal inexistente de si mismo.
Así transitamos la vida cargando y adorando cada uno de nosotros  solitarios y jubilosos al Dios que cada quien ha entronado en su propio altar.

Mientras pienso en estas cosas, leo en las noticias que un grupo de individuos que controlan fondos de capital de riesgo y ha comprado un pequeño porcentaje de la deuda en default de Argentina, está litigando con las consecuencias que son conocidas. Leo también que los mismos fondos de inversión están "adquiriendo activos a precios de saldo, tanto del Estado Español, como de las Comunidades Autónomas y también de las entidades financieras. Por ejemplo en febrero de 2013 el fondo buitre Cerberus se hizo con una cartera de 574 millones de euros en activos fallidos de particulares y pymes correspondientes al Banco nacionalizado Liberbank, surgido de la fusión de tres Cajas de Ahorro."
Artículo de voltairenet aquí

El tema de que el poder en el mundo está manejado por un puñado de individuos es un mito urbano?

3 comentarios:

Javier dijo...

Desde la Ilustración -¡qué término tan eufemístico!, ¿no te parece?-, no hay en el ancho mundo más soberano que el ideal de libertad y democracia que gobierna a los pueblos, excepto a aquellos que aún andan por el medioevo social, a los que impelen otras divinidades, acá o Alá... Quien tenía el poder, quería la gloria, el reconocimiento, la fama... eso era común entre los mediocres. Pero, los que realmente han alcanzado el poder, se guardan muy bien de aparecer, son más bien titiriteros, de quienes solo vemos las sombras, o las manos moviendo hilos, sin saber nunca su nombre. Eso es la conspiración, paranoica al decir de muchos. ¿Será verdad?, me pregunto cada noche, antes de dormir, como si fuera mi oración a dioses ímprobos de lo humano y carnal...

Hay para mucho, Ana, para mucho. Siempre pensé que el corralito que sufristeis no sucedió por casualidad, como tampoco esta reciente crisis financiera que aún padecemos. Siempre que alguien obtenga un beneficio de algo, ese algo no estará en manos de un acaso, un albur, un destino inexistentes, ya que el destino no es sino el carácter humano que nos conforma, que hoy se traduce, por desgracia para algunos, en ambición de tantos por ciento...

Un abrazo

Joselu dijo...

Creo que es una leyenda urbana. No hay un poder en la sombra, hay multitud de poderes y contrapoderes en equilibrio inestable. Si hubiera un poder, tendríamos la impresión de que "ellos" sabrían adónde vamos puesto que serían los que nos estarían llevando a algún lugar o situación prevista por sus servicios de inteligencia. Pero estimo que no es así. El mundo es una estructura extraordinariamente compleja y hay multitud de poderes de los cuales participamos también como ciudadanos y, sobre todo, como consumidores. Cuando compramos tecnología , podemos saber que estamos apretando el botón de las minas de coltán en África con lo que eso significa. Pronto la siguiente revolución será el silicio que moverá el mundo y la degradación de la naturaleza. Y en ello participaremos gozosamente. No somos inocentes. No puedo ni quiero pensar en un poder omnimodo que nos manipula. Eso es una ingenuidad. El progreso es anárquico y caótico y nadie sabe muy bien cómo se desarrolla. Hace veinte años nadie daba un céntimo por los móviles e internet era una ilusión lejana. Podemos sin embargo saber que el mundo es insostenible con un crecimiento indefinido. Nos da igual. Seguimos y todos somos parte de ese mecanismo puesto que queremos "progresar". El mecanismo que lleva a los fondos buitre es el mismo que lleva a defraudar o corromperse a ciudadanos anónimos o aprovecharse de la mano de obra del tercer mundo para comprar prendas a bajos precios. Cuando llenamos el depósito de combustible, estamos contribuyendo también a que el mundo sea como es. Somos parte del poder y lo ejercemos. Hay otros con más poder que nosotros claro está, pero no son el gobierno mundial. El poder inconsciente somos nosotros. Yo lo sé pero no puedo parar.

Ana dijo...

He tendido a creer que el poder es un tejido que se extiende a través de toda la red social, pero ultimamente cuando apago la luz por las noches recuerdo que desde hace mucho tiempo ya, los laboratorios medicinales han avanzado sobre los departamentos de investigación de las universidades Aquí, o que un par de especuladores financieros tienen mas poder que muchos estados, entonces ya no creo nada.

Tampoco lo puedo parar Joselu, desde lo individual no sabría cómo.
Un abrazo a ambos.