sábado, 29 de agosto de 2009

DIOS Y LA PALABRA

"El hombre ha nacido libre, y en todas partes se halla entre cadenas. El mismo que se considera señor de los demás no por esto deja de ser menos esclavo que los demás. ¿Como ha tenido efecto esta transformación? Lo ignoro. ¿Qué puede legitimarla?" "El contrato social" de Jean-Jacques Rousseau.

Mucho se ha escrito, antes, durante y después de lo que se ha dado en llamar el contrato social, poco se ha cumplido, para mi gusto y me temo que, por un buen tiempo poco se cumplirá.

El manejo del lenguaje humano dificulta - estimo - establecer, cumplir y hacer cumplir esos contratos.

Una bestia que necesita escribir; firmar; y compelir a cumplir "contratos" que en otras especies están implícitos, porta una carencia básica, que debe suplir con la pobre herramienta que - como a Dios - ha entronado, la palabra.

Imperfecta y todo, los hombres, carecemos de otra.

16 comentarios:

SIL dijo...

¨... Una bestia que necesita escribir; firmar; y compelir a cumplir "contratos" que en otras especies están implícitos, porta una carencia básica, que debe suplir con la pobre herramienta que - como a Dios - ha entronado, la palabra...¨
_____________________________


ANA ESTOY APLAUDIENDO DE PIE.
Cada día te admiro más.
Te dedico en forma exclusiva el post A LA PALABRA DE HONOR, en mi blog.

Gracias por compartir tus ideas, es muy valioso el aporte que hacés y los disparadores son lapidarios.

ABRAZOS GIGANTES.

Marcelo dijo...

Sencillo y contundente. Antes en el campo, no se firmaba nada, bastaba la palabra. Ahora firman de todo. Por las dudas, viste?
Un beso

Isabel dijo...

Tenemos siempre esa idea falsa de libertad... nadie más encadenado que el ser humano, por sí mismo. Besos.

Aaoiue dijo...

(Ja, ja, hasta el diablo, cuando pacta con el *Fausto+ de Goethe, se sorprende de que este le exija un papelito para cerrar el trato. Ese trajín de papeles y comprobantes contrasta con el llamado "silencio de Dios", a pesar de que el Libro está tan presente en las liturgias monoteístas creo que para recordarnos que la palabra no viene del oficiante. Magnífico post subrayado por esos farallones que forman los puntos y aparte que salvaste. Un beso.)

Marcelo dijo...

El comentario de tu hija, descomunal. Y lo entiendo perfectamente, porque me suele suceder...

Ricardo Musso dijo...

Hola Ana!!!

Si nos ponemos a analizar los cambios que se han producido, en todas las áreas del hombre, entre 1009 y 2009 (cien años) en el mundo; - aunque seguramente no fueron tan acelerados - entre mediados de 1700 cuando Rousseau escribió “El Contrato Social” y mediados de 1800 cuando la primera máquina a vapor inauguró la conocida “Revolución Industrial”; sería como estar mirando la película “El Caso Dreyfus” de 1899 (primer película de la historia) y “Expediente 39” estrenada hace 5 días: dos momentos de la evolución, pero absolutamente incomparables!!.

Vos misma colocaste una frase en la columna lateral de tu blog: “LOS HOMBRES DE LA VIDA MÍNIMA QUE EN CADA CONMOCIÓN VEN UN DESORDEN, SON INCAPACES DE ENTENDER EL ORDEN SUPERIOR, DE UNA VASTA CONVULSIÓN.”.

La palabra no se ha perdido…, se ha transformado (para los Contratos Sociales) en palabra escrita, lo que no hay que olvidar es leer la “letra chica”.

Más…, lamentar lo “antaño” perdido no modifica la realidad!.
Puede ser una atractiva actividad masturbatoria…, pero nada más. La “rueda de la historia”, para atrás…, no gira!.

Besos.
Rik

Ana dijo...

Hola a todos, Gracias Sil, espero algún comentario lapidario! Espero que me lapides!
( Debo ser medio masoquista, pero me encantaría)
Un besote

Marce: yo lo que creo es que la palabra no tiene sentido univoco, está lo de la polisemia y todo es....convoca a malos ntendidos para mi gusto, claro.
Un besote ( por lo que leí en las adyacencias de tu blog tus bebés tienen similares respuestas a los mios…no? Jejeje.)

A eso me refiero Isabel…Besazos

Marta he homologado a Dios y a la palabra, como supletorios. Pensaba en el budismo zen....
Un beso, grande.

Hola Riki, ¡¡¡nunca dije que la palabra se hubiese perdido!Ni lamento el antaño perdido!!!!! Estoy hablando del malentendido básico en el lenguaje humano, si querés como carencia, a eso me refiero. Lo que dificulta - entre otras cosas- cualquier contrato social. Para mi gusto, claro. Tampoco creo que en cuestión de lenguaje el hombre se haya modificado mucho del 1700 hasta nuestros días, ciertos códigos han cambiados… no mucho más que eso.
(Para mi gusto, claro) "... el oscurantismo propio de la palabra se duplica por la creencia en la revelacion que imputa a Dios hágase la luz. Cuando eso se triplica por la filantropía y se cuadriplica por el progresismo es noche negra”...”Digo que el verbo es inconsciente...por eso es malentendido” Jacques Lacan
Besotesssss

Ricardo Musso dijo...

Ah bueno…, no existen riesgos de malentendidos cuando la palabra es tan clara y contundente!:

"La revolución es algo que se lleva en el alma, no en la boca para vivir de ella."
"Si el presente es de lucha, el futuro es nuestro."
"Por que el socialismo…no se ha hecho simplemente para tener hermosas fábricas, sino se ha hecho para el hombre integral."
"…La moderación es otra de las palabras que les gusta usar a los agentes de la colonia.”
"Son moderados todos los que tienen miedo o todos los que piensan traicionar de alguna forma. El pueblo no es de ninguna manera moderado."


Ernesto “Che” Guevara.

Besos.
Rik

Ana dijo...

Riki, querido: Siempre hay riesgos de malos entendidos...para mi gusto, claro.
y de más allá de los malos entendidos también hay riesgos y de manipulación de todo tipo, también hay riesgo. La manipulación de la palabra es otro riesgo... De la palabra de cualquiera...de Lacan y del Che guevara...jajaja

Un besote.

Ricardo Musso dijo...

Querida Ana!

Cuando la palabra es clara, simple, directa, y no oscurantista y obtusa, un intento de manipulación es más difícil de lograr, porque es fácilmente identificable.
Por ello, la manipulación no es lo peligroso, lo peligroso es la palabra confusa!.

Yo a Guevara le entiendo de la primera a la última…, a Lacan…, no le entiendo “un pomo”…jajaja!; y eso que lo leí bastante; incluso con una intérprete de su pensamiento como fue Lemaire.
Con esa redacción no firmo ningún Contrato Social…, menos si tiene letra chica!.

Sobe.
Rik

Ana dijo...

Hola Riki, buen día, por acá un tiempo horrible...
claramente el riesgo es la interpretación de la palabra, y una cosa es nuestra vocación de intentar desarmar los malos entendidos propios de el uso de ella, -parezca clara y contundente u oscura - y otra cosa diferente es lograrlo, porque en el uso de la palabra siempre está implícito el otro, y los mucho otros hablantes que escuchan esa palabra y a su vez la responden con su propia interpretación, que no es siempre -ni siquiera a menudo- lo que el que la emitió "quiso decir"( si es que el que la emitió sabe a ciencia cierta que carajo quiso decir).
Diferente, y otro tema es a lo largo del tiempo, la coherencia o correspondencia de esa palabra con los actos.
Rik, yo admiro profundamente al Che, y no precisamente por las cosas que dijo o escribió, aunque muchas de las que escribió- no manipuladas- hubieran evitado varias de las desgracias que hemos padecido. Fundamentalmente lo admiro por su coherencia en el hacer. A pesar de los pesares.
Un beso grandote

Ricardo Musso dijo...

Buen día Aniuska!

Coincido totalmente en este escrito tuyo.

Sin embargo me gusta más como describen esos conceptos los teóricos de la comunicación (verbal - a la que vos te referis - y gestual - que tiene el mismo valor -) como los que cité en los artículos sobre comunicación de mi “libro”.
Paul Watzlawick por ejemplo, en su libro “¿Es real la Realidad?, y que precisamente menciona lo que ellos llaman: “secuencia de puntuación de los mensajes”.

No se si leíste ese artículo que ponía como ejemplo la manera en que ambos miembro de una pareja connotaron la escena de su Luna de Miel cuando él llegaba a la mesa del restaurante del hotel donde se alojaban y la encontraba a ella (la flamante novia) conversando con una mujer y su marido de la mesa contigua.
Se armó quilombo porque el tipo no se “bancaba” que ella se distrajese hablando con extraños; pero para ella era todo un orgullo hacerlo, porque ahora había ascendido al estatus de mujer “casada”, y siempre había sido solo hija y novia.

A lo que me refiero es que, traducidos esos conceptos a cualquier lengua, y leídos por cualquier alfabetizado, se entienden; porque son de una meridiana claridad de léxico.

Ya te mencioné en otro antigüo comentario que yo respeto mucho más a Guevara como pensador y escritor, que como estratega militar…, pero eso va en gustos.

Te respondí unos escritos.
Besos…, dulce de limón!
Rik

Juan Poz dijo...

A veces tiene uno la sensación de que hemos creado las palabras, como se crearon los naipes, al decir de Schopenhauer: para que, a falta de ideas, los tontos tuvieran algo que intercambiar; otras, sin embargo, cualquier palabra, aislada o en una cadena de pensamiento, me parece la más increíble de las creaciones humanas, muy por delante de lo mejor de su genio artístico. Ese movimiento pendular, que tiene algo de ciclotímico, debe de responder, seguramente, al hecho de que nuestras palabras dicen más de nosotros que nuestro silencio, pero todas requieren una insoportable labor de escoliasta: somos la interpretación que hacemos de nuestras propias palabras que, a su vez, nos retratan, o nos interpretan, o nos traducen, de forma imperfecta...
Son nuestro reflejo exacto: ni más ni menos. Todo oscuro, eso sí; todo criticable, también. Delirio y orden; exaltación y abatimiento; máscara y exhibición.
Renegar de la palabra es inclianrse hacia la muerte. Quien se suicida, huye de la complicación de la palabra.

Ana dijo...

Estimado Juan: comparto esa sensación de pendularidad en mi relación con la palabra, que es homóloga a mi relación con los seres de mi especie, y que es además homóloga a la relación que tengo conmigo misma....sin ser ciclotímica, no vivo de luna de miel conmigo misma, ni con los “otros”, e implico en eso directamente a la palabra. En ella se refleja nuestra perfección, toda y nuestra horrenda imperfección, toda.
Un abrazo.

odio el colegio dijo...

Ma: Muy interesante el primer párrafo, porque después me empezé a dispersar y me distraia hasta el ruido de los autos...te invito a mi blog publiqué una nueva entrada, que mejor para inagurarla que vos...

besooo

ODIO EL COLEGIO

Ana dijo...

Odio el colegio no es nada raro que el primer párrafo te haya interesado y después, dispersión....es que el primer pàrrafo es de Rousseau y el resto lo escribí yo! Vas bien encaminada petisa.
Besote, me voy hasta tu blog y espero que no tengas faltas de ortografía!!