viernes, 27 de enero de 2012

APOYO AL PUEBLO DE FAMATINA


QUE LOS DERECHOS HUMANOS NO SEAN SOLAMENTE UN SLOGAN PARA GANAR VOTOS.

RESISTIR.




Información aquí , aquí , aquí.









sábado, 21 de enero de 2012

Islas Malvinas. Vías argentinas. De colonizaciones y fantasmas.

 "El intelecto, como un medio para la
conservación del individuo, desarrolla sus
fuerzas primordiales en la ficción, pues ésta
es el medio por el cual se conservan los
individuos débiles y poco robustos, como
aquellos a los que les ha sido negado,
servirse, en la lucha por la existencia, de
cuernos o de la afilada dentadura de los
animales carniceros. Este arte de la ficción
alcanza su máxima expresión en el hombre:
aquí el engaño, la adulación, la mentira y el
fraude, la murmuración, la hipocresía, el
vivir del brillo ajeno, el enmascaramiento, el
convencionalismo encubridor, el teatro ante
los demás y ante uno mismo, en una palabra,
el revoloteo incesante ante la llama de la
vanidad es hasta tal punto la regla y la ley."


"¿Qué es entonces la verdad? Un ejército
móvil de metáforas, metonimias,
antropomorfismos, en resumidas cuentas,
una suma de relaciones humanas que han
sido realzadas, extrapoladas, adornadas
poética y retóricamente y que, después de un
prolongado uso, a un pueblo le parecen fijas,
canónicas, obligatorias: las verdades son
ilusiones de las que se ha olvidado que lo
son, metáforas que se han vuelto gastadas y
sin fuerza sensible."

Friedrich Nietzsche
Sobre verdad y mentira en sentido extramoral.1873


Escucho últimamente la agitación del tema “ Islas Malvinas”. Interesante y absurdo cruce diplomático con los ingleses, en donde los ciudadanos, argentinos e ingleses, caemos una vez más en la manipulación patriotera. Hasta una escandalosa guerra protagonizamos, donde – como siempre – los pueblos ponemos la sangre y los titiriteros ponen las cortinas de humo y los fantasmas.
Fantasmas, como las estaciones y tendido de vías de un extensísimo ferrocarril que casualmente “plantaron” los ingleses en nuestro territorio y  está hoy fantasmagorizado y vaciado, no por los ingleses, sino por los sucesivos gobiernos de criollos bien criollos, que no creyeron conveniente mantener el ferrocarril como un medio de comunicación y no creen conveniente reflotarlo.
No sería interesante protagonizar – paralelamente al reclamo por la soberanía de las Islas – un reclamo interno por la soberanía de las vías, vaciadas por la rapiña y colonizadas por los fantasmas?

Tremenda paradoja de un mundo en donde valen más los quiebres que las comunicaciones, la fachada que la casa, los discursos que los actos, los fantasmas que los hombres.

Propongo pegar en los autos calcomanías con la leyenda "Las vías son argentinas".

lunes, 9 de enero de 2012

Incidentalomas.

Sabido es, lo complicado que resulta arribar a un diagnóstico preciso cuando de neo-formaciones de tiroides halladas por accidente se trata. Más complejo aún es tomar la decisión  apresurada de cual terapéutica seguir.
 La prevención secundaria - o screening de población - para hallar una patología dada, es sin duda uno de las más importantes herramientas de las que se dispone para minimizar los efectos de ciertas enfermedades. Sería interesante estar munidos del más eficiente modo de resolver los “incidentalomas”. A full con la prevención  secundaria  pero con criterio: ni tan calvo ni con siete pelucas!

En esta línea, si de algo pecó el actual gobierno en el tema de la tiroides de la señora Presidenta, fue de “mandar” sin anestesia la información, tal como se iba produciendo: las vacilaciones, los errores, las exageraciones, fueron seguidos por todos los argentinos como si de un mundial de fútbol se tratara. Si se hubiera hecho lo contrario, seguramente se hubiese criticado al gobierno por ocultismo indebido. Las interpretaciones de todo tenor parecen obra de un psicoanalista desquiciado. Es tal la abundancia interpretativa que se pierde el nudo de la cuestión y se vacía de contenido el asunto de tanto zarandearse: La señora Presidenta de la Nación se quedó sin tiroides. Será ella misma y sus familiares más cercanos los que deberán llegar hasta la última consecuencia en la investigación de un incidente que, de banal no tiene nada.